Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

No intentes ser feliz

Esta vez, lo fácil hubiera sido deleitarnos desde el principiofelicidad 3

en las mieles de la felicidad. En cambio vamos a dedicar el esfuerzo a recordar que eso de ser feliz es mas bien una consecuencia, y no una meta. Aquél que pretenda ser feliz directamente, verá frustrar sus intenciones.

 ¿Y por qué?

 Porque no hay más meta que la unión con lo esencial. Porque en el empeño hacia otras "metas" olvidamos el deber, y actuamos desde la motivación al lucro inmediato. Dejamos de hacer lo que debemos, para hacer lo que creemos y deseamos. Y como el ego no sabe discernir entre lo correcto y lo incorrecto, empezamos a errar.

 Permitidme algunos ejemplos: Aquél que busque seguridad, encontrará peligros. Aquél que busque la perfección en las cosas, encontrará errores.

 Aquél que busque la amistad de los otros, encontrará conflictos.

 Aquél que busque dinero, será pobre. Aquél que busque la felicidad, encontrará sufrimiento.

 Olvida la felicidad hasta que aparezca. Ocúpate en hacer lo que debes,

 y la felicidad será en la medida en que desaparezcan los problemas. Es

 la consecuencia de la satisfacción de las necesidades emocionales (no

 confundir con caprichos). Es lo que queda cuando desaparecen los problemas,

 y el cuerpo emocional calla.

 Sí, es cierto que el cuerpo emocional incomoda a menudo. Pero la solución no es darle al botón de desconexión y convertirse en un "felizoide compulsivo". Tendrás que desatascar tu cuerpo emocional, escucharlo y usarlo.

 La síntesis tras tres pasos:

 A menudo mi trabajo como psicoterapeuta me recuerda a un confesionario. Además de la confianza, y el secreto de confesión, había tres pilares fundamentales.

 - Reconocimiento del pecado. (Atención, ver)FELICIDAD 2

 Si el sufrimiento llama a nuestras puertas es porque algo estamos haciendo  mal. Podemos llamarlo error o pecado. Lo de menos es el nombre.

 No hay sufrimiento sin error. Y no hay felicidad mientras haya sufrimiento. Lo importante es que seas valiente para mirar en tu vida, con ganas de ver las causas en los síntomas.

 -Propósito de enmienda. (Esfuerzo, devoción)

 Procura no instalarte en el problema, acostumbrándote a él. Los problemas son para resolverlos. Mientras no exista un propósito sincero de resolver las cosas, todo seguirá igual. Y no olvides incluir el presupuesto para la reforma. Ser feliz supone esfuerzo. Pero no lo hagas para ser feliz, hazlo porque tienes que hacerlo, sabiendo que así lo serás.

 - Penitencia. (Responsabilidad, acción)

 Tres "Ave Marías y un Padre nuestro". Dicho en "cristiano" Mantra y Meditación, aportarán las condiciones y puesta a punto necesarias.

 Acto seguido toca remangarse y resolver. Procura no perder poder dejando la responsabilidad en los demás o en las circunstancias. Como el problema está en ti, lo bueno es que la solución también. Tú eres la  causa, Tú eres la solución. Sube, baja, pon o quita, pide o da. "No cedas a la inacción, haz lo que debas". Una vez resuelvas el problema, el perdón es inevitable.

 ¡ Ya está ! Has sido perdonado. Ahora sí que puedes disfrutar de las mieles.

Con tu permiso me retiro para que puedas disfrutar.

Vashista.

Continuar leyendo
0 Comentarios

No juzgues, ama

juzgar 3Me he encontrado hoy con multitudes de seres, seres alegres, seres que parecían melancólicos, otros enfadados, otros esperando, muchos corriendo… todos seres, diferentes, muy diferentes, ninguno se parecía a su vecino de asiento en el metro. 

 

Y esa vocecita en mi cerebro, sí, esa que siempre acompaña al viajante solitario. O acompañado también. Sí, esa que dice “qué guapa” o “qué elegante” o “qué maleducado” si alguien contesta gritando a una llamada, irrumpiendo en el silencio de los seres en camino hacia sus obligaciones…

 

Y también estaba ese Otro, ese que todo lo ve, ese que todo lo observa. Esa voz silenciosa, esa maravillosa voz que también siempre está.

 

Y ésa decía, mira cuántas almas. Míralas todas. Todas encarnadas en cuerpos distintos, en camino hacia su destino, en camino hacia la siguiente experiencia. Ya nadie parecía ni guapo ni feo ni maleducado ni triste. Nadie parecía nada. Nadie se equivocaba. Nadie molestaba ni nadie agradaba a mi ego sentado en su asiento. 

 

Somos Almas, somos espíritu. No somos iguales, somos lo mismo. Nacidos de la misma fuente, la fuente de Amor supremo. 

 

Como Almas, todas tenemos nuestra lista de tareas, nuestra agenda de causalidades, tenemos un karma que compensar. Lo nuestro es ir aprendiendo hasta que todo esté aprendido, y todos estamos en un curso distinto. Todos con nuestro propio ritmo de acierto-error, con nuestra particular capacidad para aprender o para tropezar siempre en la misma piedra. 

 

Cuando veo a mi vecino de asiento en el metro como el Alma que es, como el espíritu envuelto en la materia que es, se derrumban los juicios, ya no queda nada sobre que construir la opinión de mi ego. Mi ego se calla, el Ser que soy de Verdad no puede hacer otra cosa que amar a ese vecino de asiento.

 

Cada Alma hace lo mejor que puede en cada momento de su particular camino. Lo mejor que puede, siempre, según su evolución, según su edad, según su karma. Cuando veo que cada uno hace siempre lo mejor que puede, se encienden el Amor y la comprensión en mí. Se callan los juicios, no tienen ningún lugar en mi observación. Hasta los peores asesinos son Almas, son Seres divinos, aunque suene políticamente incorrecto. Sí, por muy fuerte que pueda parecer, son igual de divinos que yo, que tú que me estás leyendo (por cierto, gracias…).

 

Escuché alguna vez en una charla de Teosofía que habría que abrazar ajuzgar 2 cualquier asesino. Como todos, hace lo que puede, lo que necesita su Alma en ese momento de su evolución, lo que le piden las fuerzas del Karma. Aunque sus actos sean lo más condenables, lo más horroroso, lo más vil que se pueda observar, hace lo que puede. Igual que yo, igual que tú que me estás leyendo (gracias otra vez…).

 

El Amor es la fuerza que mueve las Almas hacia delante. El almacén de Amor divino que todos tenemos en nosotros, sin excepción, en nuestro Ser, es el que debe hablar cuando suena el juicio. 

 

No juzgues, no opines de la vida ni de los actos de los Seres que te rodean. Hacen lo que pueden. 

 

Ama, ámalos todos por igual. El Amor nos salvará, abracémonos comprendiendo para salvar el mundo.

 

Om Shanti

 

Muktakesi

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Nadie te ofende

 

Nadie te ofende, tú te ofendes (porque le das tú el poder de hacerlo…).

 

ofensasEsta célebre frase de la tradición budista trae a mucha gente a la contradicción por lo herido que se siente uno por tantas y tantas cosas que piensa que los demás le proyectan. Casi siempre estamos en el sentido de la separatividad (yo y los demás, el mundo y yo…) y nos identificamos con las formas de ser que nos apetecen o gustan, y rechazamos las que no. Pero lo mismo hacemos con los demás (me gusta - no me gusta), persiguiendo con avidez aquello que nos apetece o nos atrae, y rechazando, incluso eliminando, aquello que no nos gusta.

 

Especialmente ofendidos y dañados nos sentimos por parte de aquellas personas a las que damos un valor más específico. No consideramos igual las mismas cosas si nos las hace o dice nuestro hermano, padre, hijo, que el vecino del 5º. No “sientes” igual el rayazo en tu coche que en el del vecino… Ni perdonas igual a cualquiera, que a tu hijo, o tu hermano, padre, madre…

 

Pero ese poder de hacerte especial daño, se lo das tú. Solo tú. Eres tú quien consideras que “eso” dicho o hecho por…, es especialmente grave. Y lo consideras por lo que esa persona es para ti. Recapacita: por lo que es “para ti”… Porque para otra persona no lo es, aunque se trate del mismo hecho, de la misma acción (u omisión…). Se trata, por lo tanto, de pura egoicidad. Te haces daño con tu propio ego.

 

Si empezáramos a tratar de ver al individuo que hay detrás de la acción, no a lo que esa persona es para mí, sino la persona que es, el Ser Humano que hay ahí, aunque a veces no aparezcan las cualidades humanas por ningún lado, empezaríamos a ver TODO de forma muy distinta. Y desde luego, nos haríamos mucho menos daño con todo. Si fuéramos capaces, cada vez más, de distinguir lo que es el Ser Humano, cada uno de nosotros, de lo que esa persona es para mí, lo que es capaz de hacer o decir, y del significado e importancia especial que le doy yo mismo a eso, cambiarían muchísimo las cosas. Y nuestras relaciones serían mucho más gratificantes, menos dañinas, más sanas.ofensas 2

 

Esa dificultad de distinguir lo que SOY y lo que tengo (lo que hago, digo) que llamamos VIVEKA, Discernimiento Átmico, en la Ciencia del Yoga, es lo que facilita que nos envolvamos una y otra vez en la nube de la confusión y la ofuscación por todo lo que nos rodea. Confundimos a la persona con lo que la persona realiza o proyecta hacia nosotros (o creemos que proyecta, que esa es otra), metemos todo en el mismo saco: la persona, la acción y lo que esa persona es para mí. Y ya está servido el sufrimiento, en bandeja. Y esto no quiere decir que tengamos que aceptar y dar bueno todo, no. En todo hay referencias y eso que se llama “líneas rojas”, como lo es la Ética Universal (Ahimsa, no dañar, etc.), y no todo vale. Pero una cosa es lo que los demás hacen o dejan de hacer, y otra es lo que tú haces con eso, o lo que no haces y dejas que se pudra dentro de ti, envenenándote, haciéndote más y más daño cada vez…

 

Aprender a Meditar, aprender sobre lo que ES el Ser Humano y lo que su personalidad es capaz de hacer y no hacer, cómo se proyecta, y cómo nos manejamos con esas proyecciones, es lo que de verdad nos puede servir para hacer realidad la frase que encabeza este escrito. Claro, es “más fácil” echar la culpa de nuestras desdichas a alguien, seguir sin hacer nada por tu parte (nada constructivo), y seguir sufriendo y haciendo sufrir con todo ello a ti y a los demás. Pero no vale, eso no te saca de nada, te hunde cada vez más en el fango, en el sufrimiento, y vas haciendo cada vez más grande la bola de la negatividad y del sufrimiento en la Humanidad.

 

Si quieres cambiar las cosas en tu vida, busca, ponte en marcha. Mira quién te puede enseñar estos conocimientos, prepárate para que cuando estés en condiciones, aparezca el Maestro que te mereces para crecer como Ser Humano y liberarte del sufrimiento. Entra en el Sendero de la Conciencia y de la Existencia Dichosa, SAT-CHIT-ANANDA.

 

Que seas feliz, OM NAMO NARAYANAYA.

 

Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

El mayor miedo es el miedo a dejar de ser. ¿Pero cuándo dejamos de ser?

Así me llegó esta perla, un domingo lluvioso en el Ashram de Sanatana Dharma, de la boca del Mahacharya Chaitanya.

dejar de ser 3Una frase sin más... pero con un fondo inmensamente profundo, existencial en el sentido literal.

 Nos habla de la existencia, efectivamente, la pregunta es cuándo existo, si existo, cuando dejo de existir.

 ¿Cuándo soy? o mejor dicho, ¿soy?

 Algunos confunden ser y parecer... Obsérvate: ¿con que te identificas? ¿Qué eres? ¿Eres tu cuerpo físico? ¿Cómo es tu vida? ¿Tu cuerpo es la meta o una herramienta? Algunos se pasan toda la vida arreglando su cuerpo físico, remendando los destrozos del tiempo inyectando botox, operándose... Otros buscan reparar los olvidos de la naturaleza: más pecho, más músculos... Otros decoran su cuerpo como si fuera una divinidad, con colores, con tatuajes, con infinidad de ropa y accesorios. Y viven por y para su cuerpo, su imagen... 

 Y cuándo al final los años ganan la batalla, cuando el botox ya no sirve, cuando los años no se pueden esconder sin riesgo de parecer una ridícula muñeca (y ejemplos no nos faltan en los medios)... dejas de existir. Si eres tu cuerpo y tu cuerpo te abandona... ya no existes. Ya no eres. 

 Otros confunden ser y poseer..

 Soy si poseo, da igual que sea el último modelo de iPhone, de coche o si es una novia o un novio.. O los hijos. Basta con dejar el oído pasearse en cualquier parque una tarde soleada para descubrir a esas madres cuyos hijos son su tesoro, su amor, su sentido, su vida, su, su, su.... son porque tienen hijos, son por y para sus hijos... El amor mal comprendido, el amor que posee... Estas mismas madres ¿seguirán existiendo cuando sus hijos se hayan marchado de casa en busca de su vida? Cómo se sentirán si su existencia hasta entonces era sus hijos... Lo llaman el síndrome del nido vacío.. lo llamaría el síndrome del vacío... Se te va el novio.. y todo desaparece, ya no existes.

 Y otros al jubilarse pierden su existencia, su poder, y así sus ganas de vivir... algunos se aferran a su puesto como un naufrago a su plancha de madera en medio del océano... síndrome del ahogado en su vacío.

 y otros, otros, otros.... y tantos... tantos perdidos en el abismal vacío de la vida, intentando llenarlo a base de pastillas, alcohol y televisión..

 ¿Pero no habrá otro camino? Hay otro camino... el camino es hacia dentro.

 Vuelve a observarte... eres. Soy. No soy una cosa u otra, cambiante o pasajera. Soy. Punto.

Y el camino hacia ese Soy empieza en el silencio, en el vacío del silencio. En la observación profunda de ese vacío. En el fondo de ese vacío que tanto asusta al caminante principiante, está ese Soy. Ese que es lo único que no pasa, que no cambia, que no se transforma. Ese Soy permanente, en medio de todo lo impermanente. Ese Soy que es la Verdad.dejar de ser 5

 Cuando te identificas con ese Soy que eres, Eres. Eres siempre, pase lo que pase. 

 Mi Maestro Madhava un día dijo que cuando eres, da lo mismo dormir en una cama con dosel que encima de una piedra. Qué más da, eres. Todo puede caerse, romperse en mil pedazos, yo Soy. 

 Y dijo Chaitanya ".. a dejar de ser", que no es "...a morir". Porque en realidad morir no es dejar de ser. Morir es simplemente cambiar, mudarse, pasar a otra etapa..Hasta la muerte deja de importar, sigo siendo. 

 Así que hay una buena noticia en medio de esta indescifrable vida:

 ERES, 

 ERES pase lo que pase, 

 ERES en cualquier segundo, en cualquier exhalación y en cualquier inhalación.

 ERES y nada ni nadie jamás podrá detenerte de ser.

  Empieza a buscar, medita, observa, no te pares. 

 Y no me creas, hazme ese favor. Busca, busca, averigua.. si quieres.

 Descartes decía "Pienso luego soy"... No sería más bien "Soy luego soy" ?

 Muktakesi, 

 agradecida que un día le hayan dicho que era. ¡Menudo descubrimiento! 

 Om Shanti, Paz, Paz, Paz

 

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Víctimas y verdugos, somos uno en la compasión

 

Dando vueltas a cuánto daño nos hacemos unos a otros y por qué somos tan dañinos los unos con los otros. Nos alternamos haciendo de verdugo y sintiéndonos víctimas, para convertirnos en verdugos a continuación, ocasionando daño a los demás y haciéndonos daño con las acciones, u omisiones, de los demás. 

 

Tenemos una inmensa capacidad de hacernos daño con “las cosas de los demás”, COMPASIÓNcuando no son como nosotros queremos o pensamos que deberían ser. Y hacemos daño con nuestra torpeza y poca capacidad de “ver” las consecuencias de nuestras acciones en los demás…

 

Víctima y verdugo son la misma cosa y ambas inseparables como las dos caras de la misma moneda. No habría una sin la otra, y casi nadie, por no decir nadie, está libre de pasar de una a la otra como si se tratara de un macabro juego de cara y cruz en la vida… Y en ambas situaciones hay algo en común: la ausencia de Conciencia. O por lo menos una ausencia de Conciencia lúcida, esa que observa, se da cuenta, toma decisiones, y se hace responsable de esas decisiones.

 

Puede que ocurran cosas desagradables en tu vida de las que se pueda responsabilizar a otras personas, pero eres tú quien decide, inconscientemente todo el tiempo, ser víctima de ello. De la misma manera, puede ser que no sepas hacer bien las cosas, que metas la pata, pero tú decides ser, inconscientemente también casi siempre, convertirte en verdugo de otras personas, complicándoles la vida, poniendo en su camino toda suerte de trabas y dificultades.

 

Y sin embargo, todos tenemos la CAPACIDAD de “ponernos en el lugar del otro”… Todos en algún momento hemos tenido la capacidad de “sentir” lo que siente el otro cuando está pasando por un mal momento, y entonces surge lo mejor de nosotros mismos, da igual en qué circunstancias se trate. A veces incluso poniendo en riesgo la vida propia… Eso que surge ahí, es la expresión de la Conciencia, del Alma, que se convierte en COMPASIÓN, en Amor Incondicional. Ayudas y haces lo posible (hasta lo imposible, a veces) sin importar si la otra persona es hombre o mujer, blanco o negro, rico o pobre. Aunque en tu “vida ordinaria” todas esas condiciones y otras muchas más, determinan tu reacción ante cualquier hecho.

 

Lo cierto es que esa compasión está ahí, en el interior de cada uno de nosotros. Si no sale más a menudo es porque hay otra cosa que se interpone: la personalidad con sus egoicidades, en lugar de la expresión amorosa del Alma Humana… La cuestión está en lo que tú  alimentas en cada momento. Para eso es para lo que sirve “darse cuenta”, estar presente, consciente, eso que ahora los que se dan de enterados llaman “mindfullnes” y cosas parecidas. La cuestión es si en cada momento de cada experiencia que vives, te das cuenta desde donde respondes y actúas: desde el egoísmo personal o desde el amor del Alma?madre teresa 1

 

Claro, eso de estar presente, ser consciente, no solo no es fácil, sino que requiere entrenamiento, práctica, mucha práctica. Nada mejor para ese entrenamiento y práctica que una buena Escuela de Adiestramiento en el Arte de la Vida, es decir una Escuela de Yoga como Sanatana Dharma, donde uno puede aprender al lado de ese inmenso Maestro que tenemos, Sat Guru Madhavacharya, que todo está en uno. Que todo depende de lo que seas capaz de hacer contigo mismo, haciéndote dueño de los diferentes cuerpos de la personalidad, aprendiendo a VER cómo se expresan y adquiriendo poder sobre ellos.

 

Ya ves, tienes en ti lo mejor y también lo peor del Ser Humano, pero tienes el poder (al menos latente), de hacer de ti un ser con cualidades divinas: aceptación, respeto, tolerancia, colaboración, AMOR… Ale! A trabajar!

 

Gracias Maestro, gracias Vida.

 

OM NAMO NARAYANAYA

 

Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

El Bhagavad Gita y Manu Chao

 

En el sendero espiritual como en cualquier sendero de montaña, hacia la cima, hay piedritas, piedras y rocas enormes. Esta reflexión sería lo que me inspiró una roca cuando me tropecé con ella. Crisis en griego significa transformación. Ésta es la metáfora de una crisis entre el yo inferior, el ego, la personalidad, que representa Arjuna en el Bhagavad Gita, y el Yo superior, Krishna, que en este camino se nos va revelando. (Manu Chao es el invitado de honor de la historia).

 

Crisis = transformación. Benditas crisis.

gita celine

Esta maravillosa imagen del Bhagavad Gita ronda en mi mente desde hace algún tiempo. 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Pisando la manguera...

…Había una vez, una bien intencionada persona que quería regar las plantas de su manguerajardín. Cuando cogió la manguera para echar agua sobre sus plantas y abrió la boquilla, vio, con sorpresa, que no salía agua… No entendía por qué, si todo lo había hecho bien. Desenrolló la manguera, la puso en el grifo del jardín, abrió el grifo…, pero no salía agua. Empezó a llamar al vecino para que le ayudase con un poco de agua, y este, aunque fuera porque le dejara en paz, le acercó un cubo de agua. Otros que paseaban por las cercanías, apresuraron el paso, no fuera que le pidieran ayuda también… Incluso hubo quien empezó a protestar contra el gobierno municipal, la administración y todos los funcionarios porque no le llegaba el agua al “pobre” vecino. Y qué decir de los que viendo que tenía un jardín que regar y ellos no “poseían” nada, reconcomidos por la envidia, no hicieron más que maldecir la suerte de los que tenían más que ellos…

 

Al rato, vio nuestra “pobre” persona, quepasaba por allí un anciano con paso tranquilo al que le llamó para que le ayudara en “su” problema. Se acercó al jardín, miró y le dijo: levanta el pie! Al momento brotó agua por la manguera y pudo, con mayor sorpresa aún, regar por fin sus plantas…

 

Cuántas veces nos “creamos” nosotros mismos nuestros problemas y no nos damos cuenta de ello. Cuántas veces hemos ayudado para que nos dejen en paz, o nos hemos escaqueado. Cuántas veces hemos lanzado todo tipo de improperios contra todo sin saber si quiera qué es lo que está pasando, o nos hemos vuelto contra aquellos que tienen más “suerte” que nosotros…

 

Ahora, traslada todo esto a cualquier situación de la vida, mira cómo nos identificamos en cualquiera de estos personajes en cualquier situación o  suceso de la vida. Cómo nos ponemos del lado de uno o de otro de los personajes de este pequeño cuento y nos identificamos con ese personaje (que también está dentro de uno mismo).

 

Somos gregarios, necesitamos identificarnos con algún grupo, con una manera de ser, de vivir las experiencias. Desde el momento que venimos al mundo, necesitamos de los demás para sobrevivir. Somos dependientes y muy vulnerables, de manera que el sentido de PERTENENCIA se hace cuestión de vida o muerte, cuestión de sobrevivir. Y en esa necesidad de pertenencia, de identificarnos con los demás, llegamos a desarrollar rápidamente el victimismo, sentirnos víctimas, identificados con aquel al que algo malo le pasa. Esa victimización que desarrollamos por empatía, viene alimentada por nuestra sensación de NO VALER, de ser menos, incluso merecernos “todo lo malo”…PISANDO LA MANGUERA 2

 

Todo ello motivado por el desconocimiento de lo que REALMENTE SOMOS todos y cada uno de nosotros. Eso que en la Ciencia del Yoga se llama “Conocimiento de Sí Mismo”, y que se refiere a lo REAL que hay en nosotros, el Atman, la Verdad, el SER. Confundidos y atrapados en la no-verdad, identificados con nuestras mezquindades, la vida se torna gris, triste, con el escaso aliciente del pataleo, de la protesta, de la queja que no construye nada. Bueno, sí, una fosa cada vez más honda donde te entierras en vida…

 

Sal de ahí, levanta el pie, date cuenta de lo que estás haciendo con tu vida (y las de los demás…) y riega con alegría las obras de tu vida, como si se tratara de flores con las que deleitas el paso de los demás por la suya. Medita, (aprende a hacerlo), respira (aprende a hacerlo), VIVE!, y si tienes la suerte, el buen karma, o lo que quieras pensar, de estar conectado a un Maestro, absorbe sus Enseñanzas y riega tu jardín con esa AGUA DE VIDA…

 

Gracias Madhava, OM NAMO NARAYANAYA.

 

 

Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

La edición de uno mismo

 

Hace unos días pude observar cómo un joven de unos 17 o 18 años ponía toda su atención en la pantalla de su teléfono móvil y trabajaba afanosamente sobre una foto de sí mismo, aplicando filtros y toda clase de mejoras hasta que quedó a su gusto, hasta que consiguió la mejor versión posible de su propia imagen.  

redes sociales dia redes sociales

 

Inmediatamente después, buscó frases en google que pudieran parecer sugerentes en relación con la imagen que se mostraba en la fotografía. 

Tras una búsqueda que duró largo rato, subió la fotografía a su perfil de Instagram con expresión satisfecha, casi de alivio.

 

Es una situación común hoy en día, las redes sociales han cambiado en buena parte la interrelación entre las personas, entre los jóvenes y los no tan jóvenes, ya que cada generación es hija de su tiempo y de las circunstancias que les toca vivir.

 

El haber presenciado el tiempo invertido por aquel joven, el trabajo cuidadosamente hecho con la fotografía y la frase con la que acompañó la imagen, me hizo pensar en el porqué del éxito y el gran tirón que tienen las redes sociales.

 

Se me ocurrió que la razón pueda residir en la posibilidad que nos ofrecen para que de manera virtual uno se pueda editar a sí mismo y así buscar mi mejor imagen, mi mejor perfil, mi pose más atractiva, el momento más sugerente, feliz y envidiable de mis vacaciones por ejemplo y mostrarlo a los demás, quienes me darán sus “likes”  que yo estaré esperando con una cierta inquietud.

 

No pretendo demonizar las redes ni la tecnología, hay que utilizarlas y divertirse con ellas, claro que sí, pero sin llegar a convertirnos en un rede social"producto" que se pone en un escaparate para que el consumidor "nos compre".

 

Creo que como con todo en la vida hay que encontrar el justo término medio y darle un uso adecuado, ya que si en vez de uso hacemos abuso, todo esto se convierte en inversión en ego y en  poner el énfasis en lo externo que es por definición inestable y perecedero, lo cual nos lleva inevitablemente al sufrimiento  del que todos huimos pero que a la vez nos vuelve humildes y reverentes ante la realidad y quizás en vez de pretender dar una mano de barniz a nuestra vida de manera virtual, se trate más de aliarnos con la realidad y ser activos y comprometidos con ella.

 

Puede que esa permanente edición de nosotros mismos, tenga que ver con la oposición a la realidad que siempre es el momento presente y que nos debilita y nos hace buscar sucedaneos para evadirnos de esa misma realidad.

 

Cuando vivimos el momento presente, lo que acontece en cada instante de manera consciente, la Vida se hace más solemne, fecunda y alegre, ganando así en disponibilidad y capacidad de respuesta para lo que una voluntad más grande que la nuestra nos propone.

 

Si ponemos devoción y entrega en el aquí y el ahora, ya que es lo único en lo que podemos influir conscientemente, encontraremos nutrientes para la cosa del vivir y el ánimo necesario para ello, así cuando nos visiten las inclemencias de lo humano, y a buen seguro que lo harán, nos encontraran preparados. ¿Pero cómo hacerlo?

 

En mi opinión,  hay que invertir (IN-hacia dentro y VERSUS-dado la vuelta, por tanto dar la vuelta hacia dentro) en el propio conocimiento y mirar en nuestro interior. El que invierte renuncia a la satisfacción inmediata y continua trabajando en aras de un bien mayor, lo que no encaja muy bien con la cultura de satisfacción inmediata, redes sociales incluidas, en la que estamos sumidos y que lejos de dar sentido a nuestras vidas, nos sume en el vacío existencial.

 

Está dicho desde antiguo, ya en el frontispicio del templo de Apolo en Delfos estaba inscrito: "¡Oh Hombre! conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los Dioses”. 

 

La mejor manera en la que podemos editarnos a nosotros mismos y buscar nuestra mejor versión mientras llegamos a la meta, es indagando en nuestro interior a través del proceso que nos propone el yoga.

Aditya.

 

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Del deber y el servicio

 

 

Las palabras que encabezan este escrito no son del gusto de la mayoría de las personas… Sobre todo, en aras a la libertad que tanto se apela y se anhela, tienen muy mala prensa y peor aceptación.SENTIDO DEL DEBER 6 pies

 

Todo esto se me ocurrió hace unos días cuando he podido estar cerca de una criatura de apenas media docena de años y que está muy, muy acostumbrada a hacer lo que le da la gana. Y si no lo hace, se enfada, chantajeando a todo el que se encuentre cerca, especialmente a su madre, con dramáticos berrinches. No somos así también muchos adultos? Que nos enfadamos con nuestro entorno cuando no nos “dan” lo que queremos, y les hacemos sufrir a los demás ejerciendo toda suerte de violencia física y psicológica.

 

Cuando se pierde el sentido de la autoridad y de la jerarquía y se considera a todos por igual, se cree que todos tenemos todos los derechos… Pero nos olvidamos de nuestros deberes. Si no cumples con tus deberes, no puedes reclamar derechos, que son deberes de otros hacia ti. No pidas lo que tú no haces porque no te da la gana… Hacer lo que a uno le da la gana no es libertad, es ser esclavo de las ganas, que vete a saber de dónde y por qué han aparecido en ti, sin pedirte permiso, sin que tú hayas decidido tener esas ganas, esos impulsos, tan solo “te salen”…

 

Otra cosa distinta es el ejercicio de la autoridad, sin caer en el autoritarismo… La disciplina que trata de poner en su sitio, en su medida, a veces con muy poco éxito, los impulsos que surgen de cada uno, hace posible que esos impulsos no se disparen. Claro, eso de la disciplina, como suena a “mili”, algo caduco cuando no rancio, pues no va mucho con la mayoría de la gente. “Déjate llevar”, “fluye”, te dirán muchos, pero yo solo veo que los peces muertos se dejan llevar por la corriente. Que además de adaptarte a las circunstancias y acomodarte a ellas, PUEDES hacer que sucedan cosas, puedes construir algo que antes no había. Tienes el poder creativo de la divinidad en ti, en tu mente, en tu imaginación y en tu voluntad, para poder construir, para hacer que surja algo nuevo en tu vida y en el mundo. La disciplina por lo tanto para el que dirige como para el que obedece. Y ambos son necesarios para que las cosas sucedan, para que se vaya “creando” algo nuevo. Y sí, esto implica un grado de jerarquía, igual que toda la Manifestación de la Vida (al menos la vida conocida en este planeta…) es jerárquica. Otra cosa es que te guste o no, pero quién te dijo que te tenía que gustar? O te has creído el cuento rosa de que todo es maravilloso, de que todo va a irte de maravilla y que no te preocupes ni te ocupes de nada, que todo sale por sí mismo… En la Escuela de Yoga tenemos una expresión muy habitual: “a pico y Logo SDpala”…

 

Lógicamente, tanto el que manda como el que obedece, han de tener bien presente el sentido del deber y del servicio. Todos, más arriba o más abajo, tenemos nuestros deberes. Sin su cumplimiento no podrían otros tener derechos; ni nosotros si los demás no cumplen los suyos tampoco. Ese sentido del deber ha de ser acompañado por la entrega de nuestro esfuerzo al servicio a la comunidad, a la humanidad, a la empresa, al estado, o a la familia… Y a uno mismo. “Obras son amores y no buenas razones”, dice el refrán. Y el amor se demuestra sirviendo. Sé útil, haz que tu vida sirva, que tus capacidades y habilidades sean útiles también para los demás. Si no eres útil, ya sabes, eres un inútil. Pero como decía otro, todo el mundo sirve, aunque sea para dar mal ejemplo… No seas tú el que dé ese mal ejemplo.

 

Todo esto lo pongo porque, después haber “ocasionado” varios berrinches por no dejar hacer lo que le daba la gana al “pequeño tirano” del que hablaba antes, al despedirme no dejaba de agarrarme como si verdaderamente le hiciera falta alguien que le pusiera las cosas claras y lo que podía hacer y lo que no. Igual es que todos llevamos dentro ese pequeño niño que necesita que le guíen, que le muestren el camino, que necesita alguien que le enseñe y pueda crecer con esa enseñanza.

Continuar leyendo
0 Comentarios

ENANOS QUE SON GNOMOS

 Erase una vez un claro del bosque rodeado de farolillos y luciérnagas de vuelo corto. Junto a ese claro, un poblado de gnomos trajinaban despacio y contentos en sus tareas de verano. Había flores, había casas con tejado de paja, había animales pequeños y niños que corrían cantando. En el centro del claro un grupo de alumnos escuchaban a su nuevo Maestro.

-Muy bien, enanos, bienvenidos a la escuela de gnomos del Bosque Sagrado. Aquí cualquier enano, y digo cualquiera, ¡se convertirá en gnomo, en plácido gnomo! Ya veréis cómo.
Hablaba un gnomo viejo de barba enrollada en tres vueltas y media alrededor de la coronilla. Vestía un hermoso gorro rojo del color de las uvas brillantes.


Los enanos eran de muy diversos tipos. Gorditos, delgadurrios, fortachones, espigados y eléctricos, apesadumbrados, asustados, histriónicos, gamberretes, adormilados, apanados, tranquilotes y nerviosones. Miraban con ojos redondos a su nuevo Maestro de gorro encarnado y plácida apariencia.

CUENTO 5


El Maestro prosiguió:

-Ser un gnomo es la cosa más fácil del mundo, y no serlo es también la cosa más sencilla del universo. Por aquí encontraréis fácilmente una casa tipo seta para cada uno de vosotros, es pequeña pero suficiente, y os cobijará de la lluvia y el sol fuerte. El Bosque os proveerá de todo lo demás que necesitéis. Os daré unas simples instrucciones para empezar a laborar. Os ponéis este gorrito encarnado que  apunta siempre hacia arriba, y que tiene dibujada una uva en su contorno, la veis? y comenzáis vuestras tareas vitales, que llamamos. Recoger raíces, plantar tomates más pequeños aún que vosotros, cuidar de los ciervos extraviados, abrillantar a las luciérnagas, preparar calderos de sopa, arrullar a los niños llorones...y no sigo, y no sigo, porque no quiero!

Comentarios Recientes
VARUNA2
Gracias por el cuento, Gautami. Te imagino en el bosque, con el gorro bien firme. Eso sí, sin barba... Leer más
Viernes, 18 Agosto 2017 23:33
Jone CP
Me ha encantado! Gracias Gautami!!???
Sábado, 19 Agosto 2017 14:39
Continuar leyendo
2 Comentarios

Falta de conocimiento de la verdad (avidya)

 En el 4º de los Sutras del Libro II de los Yogasutras de Patanjali, se indica que la “ignorancia” es la causa de todos los obstáculos para alcanzar la Realización. Se entiende por ignorancia el desconocimiento de la Verdad, o la falta de capacidad para distinguir la Verdad de la No-Verdad. Esta incapacidad hace que uno se identifique fácilmente con la no-verdad, con lo impermanente, con lo que cambia, con aquello que no tiene consistencia ninguna y por lo tanto no es real.ignorancia

Esta identidad con lo que no es real, acarrea un sinfín de sufrimiento, viviendo con caos los cambios y tratando de aferrarnos a todo aquello que tarde o temprano ha de dejarnos con las manos vacías…, y heridas. Y no vale echarle culpas al mundo, a la educación, al “sistema”, a la familia o a la religión, que también tienen bastante que ver en esto, porque aunque te lo pongan delante, sigues identificándote con lo que NO ERES, con lo que tienes (personalidad, forma de ser, sentir o hacer las cosas, EGO, ego, ego…). Por qué?

 Es más “fácil”, seguir la corriente, hacer lo que hacen todos (bueno, casi todos…), ser como los demás quieren que seas (o justo lo contrario, que da igual…), seguir identificado con tu “forma”, siendo o sintiéndose ser esa forma, que realizar el esfuerzo por descubrir qué ERES, “quién soy YO”… Entre otras cosas porque eso hace que se desmorone tu sentido de “tener razón”, de ser inteligente o bella, o todo ello a la vez… Saber que todo eso es tan solo algo que “sucede en ti”, y que te da la oportunidad de aprender, sí tan solo aprender, no de ser más esto o aquello. Solo aprender…

 Pero aprender qué? Qué tengo que aprender? Para qué todo esto??? Cuántas veces se me habrá preguntado esto en clase… A mí, solo me vale una respuesta: Aprender a SER, que es lo mismo que aprender a AMAR.

 Primero, no confundir SER con cómo ser, porque estaríamos en lo mismo. Para ello hemos de ir viendo cómo hacemos para distinguir el SER, lo que soy (el Alma, la Esencia, el Espíritu individual que forma parte del Espíritu Universal), del no-ser (lo que tengo, la personalidad, la forma de ser). Convirtiendo técnicas como VICHARA en una práctica continuada, la “autoindagación” constante, y profundizando en la experiencia de la MEDITACIÓN como camino hacia el autoconocimiento más profundo.

 Y segundo, no confundir AMAR con querer y todo el juego emocional al que da lugar y del que surgen todas las formas de sufrimiento humano… Estamos en un mundo en que se nos inunda de una especie de “apología” de lo emocional y el consiguiente enaltecimiento del sentimentalismo que aleja toda posibilidad de “mirar” más arriba y podernos identificar con la Conciencia (el Alma Humana) que es la verdadera referencia del Ser Humano (lo REAL). Pero esa es otra historia, y ignorancia 2pronto escribiré algo sobre ello también, una vez más…

 Estas dos confusiones o formas de ignorancia, y da igual cuántas carreras universitarias, “masters”, idiomas hables, o cuánto éxito-dinero-fama se tenga, son el germen de todo lo que nos impide alcanzar la Meta, la Realización, la Plenitud como Seres Humanos, y por lo tanto, de todo el sufrimiento humano. Porque, para qué existe el sufrimiento? (Todo lo que existe, existe porque es necesario. Ley Universal).

 Como nuestro Maestro Madhava nos ha explicado tantas veces, el sufrimiento es el factor corrector de la vida de las personas. Si hay sufrimiento, es que algo tenemos que cambiar en nuestras vidas. Pero no es cambiar de trabajo, de pareja, o de coche… Es cambiar de referencias, de sentido de las cosas, crecer en Conciencia (si hay Comprensión, no hay sufrimiento).

 Infinitamente agradecido a Madhava, a sus enseñanzas, a la oportunidad que me dado de aprender a su lado, colaboro como mejor puedo en su Obra, difundiendo esa enseñanza, compartiendo el camino con los que me acompañan, instando a todo el que quiera escuchar a que siga creciendo como Ser Humano, como SER.

 OM NAMO NARAYANAYA

 Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

La necesidad de querer y sentirse querido

 Nuestra emotividad es insaciable, siempre quiere más. A veces hasta se puede volver patológico y causar estragos en el equilibrio emocional y mental de las personas. El afecto es lo más nuclear de ese macabro juego emocional en el que siempre acabamos perdiendo, es decir, sufriendo.sentirse amado

La necesidad de los demás (los padres en primera instancia) para poder sobrevivir, por lo vulnerables que somos al nacer, se perpetúa a lo largo de la vida, construyendo relaciones de dependencia, juegos de poder, que terminan o derivan hacia el abuso, el hostigamiento, cuando no hacia la violencia (física, verbal, psicológica…). Aunque ya no seamos necesariamente dependientes, nos lo hacemos ser emocionalmente. Cuando no tenemos más “realidad” que la del juego de la personalidad, cuando aún no hemos des-cubierto la Realidad Suprema, la existencia del SER en nosotros y en todo cuanto existe, sucumbimos a la dictadura del deseo (personalidad, ego) en lugar de liberarnos con el triunfo de la voluntad (Alma Humana, Conciencia).

 Así las cosas, buscamos desesperadamente, como si nos fuese la vida en ello, algo, alguien que nos quiera y en quien proyectar nuestro “querer”, que no nuestro AMOR, ya que esto último no lo hemos descubierto aún… Y si no tienes amigos o pareja, aunque sea te haces con una mascota o acabas hablando con los geranios del jardín de tu edificio… Dependencia emocional = sufrimiento.

 Qué tal “aprender a AMAR”? Qué tal empezar por uno mismo, dándote cuenta de LO que ERES (el SER, el Atman, la Conciencia)? Y desde la comprensión del SER que eres, tener la convicción de que “no te falta nada”, de que eres un ser completo y que la felicidad está en darte cuenta de ello. Quizás desde esa comprensión decidas estar al lado de alguien o acoger junto a ti a otros seres. Pero ya no será por NECESIDAD sino por convicción, por voluntad. Si fuéramos capaces de estar con quienes estamos porque “queremos estar” y no porque necesitamos estar (tener), nuestras relaciones serían muy distintas, y desde luego mucho más gratificantes. No sufriríamos ni haríamos sufrir a las personas que supuestamente queremos (por eso precisamente…).sentirse amado 2

 Aprender a AMAR, aprender a AMAR, lo único a lo que hemos venido aquí, al mundo, a la vida… Desarrollar Conciencia de SER, es aprender a AMAR, a uno mismo y a todos los seres (te gusten o no), y eso no significa que apruebes todo lo que hacen los demás, ni tengas que dar tus bendiciones a todos, ni a todas las formas de ser de los demás, no. Recuerda, la línea roja del NO DAÑAR, no dejarte hacer daño, ni hacérselo a nadie (salvo que tengas que elegir hacer el menor daño posible…).

 El proceso evolutivo, de Conciencia, que nos lleva a la Realización Total, a la Plenitud, está jalonado por este aprendizaje. Esto solo es posible cuando, primero, ves lo que ERES, y después, ves en todos los demás ESO mismo que eres. Esta visión lleva a la Conciencia de que TODO ES UNO, todo es Dios. Desde la perspectiva de la personalidad, esto es imposible. “Solo los sabios pueden amar”, dice Madhava. Poco a poco, en la medida en que somos capaces de comprender lo que somos, el SER que SOY, y que está formando todo el Universo (el UNO en lo Diverso…), esto es la Sabiduría a la que refiere nuestro Maestro Madhava, me iré acercando a ser capaz de “ponerme en los zapatos de los demás”, comprenderlos, respetarlos, aceptarlos, tolerarlos, AMARLOS y colaborar con ellos. Esto no quiere decir que los “quiera”, ni que tenga que estar a su lado, ni mucho menos hacer lo que los demás quieren o me digan.

 Recuerda: ÁMATE Y SÉ FELIZ. Pero ama lo que eres, no cómo eres; y así aprenderás a amar en los demás lo que son, lo mismo que tú, y no tendrás necesidad de querer o rechazar lo que hacen o cómo son…

 OM  -  OM  -  OM

 Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Dándole de comer al monstruo (que llevas dentro…)

Resulta extremadamente difícil escapar del monstruo que llevamos dentro y que, además, alimentamos continuamente. También porque desde fuera, no dejan de alimentarlo. La publicidad, los medios de comunicación, cine y televisión, se monstruo 1encargan de ello constantemente. Así las cosas, para quien no se cuestiona casi nada, ni se da cuenta, es fácil caer presa de tanta atrocidad y ser víctima (voluntaria) al mismo tiempo, de todo ello.
Me refiero al EGO, claro. Pero “eso”, no es ese monstruo lejano, que vive al acecho en una remota cueva y del que crees que estás a salvo. No, anida en tu “corazón”, porque identificas seguir al corazón y sus impulsos como lo más tuyo, cuando es lo más egóico (y tú no eres eso, eres el SER que observa y que “todo lo ve”). Identificas “tener razón” con ser tú mismo, cuando hasta los animalitos más cercanos a nosotros usan la razón, aunque sea de forma rudimentaria. Identificas "estar" más gorda, o más flaca, o tener los mofletes colorados o un buen bronceado; tener no sé qué título colgado en la pared o no sé qué coche en el garaje, con “ser” más tú mismo, cuando lo único que estás haciendo es “seguir la corriente”. Lo que los demás quieren, lo que te han dicho que hagas, o justo lo contrario, es lo mismo. No deja de ser un simple juego de la personalidad, del EGO.
Es la mente la que construye ese “ente” que llamamos ego con la separatividad que percibe a través de la diferenciación de las formas, pero hay algo que “alimenta” especialmente al ego, lo va nutriendo constantemente y hace que caigamos presa de su voracidad: el juego emocional y los deseos, que la mente tratará de justificar como le parezca y nuestro potencial físico tratará de conseguirlos como pueda… Es decir, el querer, QUERER, que no se ciñe a cosas materiales, sino que alcanza, y no veas con qué éxito, a las personas también. Queremos a nuestros padres, hermanos, amigos, parejas…, queremos. Y no está mal, no, el problema viene cuando en nuestra falta de sentido de las cosas, de nuestro desconocimiento, surge la confusión y creemos que querer es lo mismo que AMAR…
Y no es así. El querer es EGO, es posesividad, es limitación, condición (te quiero si…), es unidireccional, excluyente (tú eres mi…), y siempre lleva al sufrimiento. Salvo que, además de querer, aprendamos a AMAR. Las características del AMOR son la Aceptación, la Tolerancia, el Respeto y la Colaboración. AMOR es COMPRENSIÓN, y es Universal, Integrador (suma…), Generoso (no posesividad), Incondicional, es del Alma Humana, del SER, y no del ego, de la personalidad, como el querer. monstruo 3
Ambas cosas, querer y amar, son como la electricidad y el SOL. Toda la electricidad que “fabricamos” los humanos y que usamos más o menos acertadamente, viene del Sol, a través de los distintos procedimientos con los que “enlatamos” y traemos hasta nuestras casas o empresas el sol, de día y de noche… Si tenemos electricidad con la que nos manejamos, es porque “existe el SOL”, por lo tanto si queremos, con más o menos fortuna, es porque existe el AMOR UNIVERSAL o sagrado. Y hacia ahí es a donde estaría bien que fuéramos dirigiendo nuestros “quereres”… No estoy demonizando el querer, el afecto, los sentimientos y emociones. Solo estoy diciendo que estando entretenidos en lo emocional, perdemos de vista la posibilidad de “ir hacia arriba”, hacia algo mejor, sagrado, que es el AMOR.
No estamos aquí para sufrir (y en lo emocional…), sino para “aprender” y ser felices en ese aprendizaje que nos va liberando de nuestra esclavitud egoica de la personalidad y su tiranía. No es fácil, pero esto está hecho para ti, para todos los que somos capaces de “darnos cuenta” y tomar decisiones que nos lleven a ser más “humanos”, más cercanos al Ser Humano…
Serénate, calma la agitación de las pasionales aguas de la emoción y el sentimiento, piensa con claridad, toma conciencia y decide dar de ti lo mejor en cada momento, a todos los seres.
OM SHANTI

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Sadhana (La práctica)

Estos días que hemos saturado las redes sociales con todo tipo de celebraciones relacionadas con el Día Internacional de Yoga, ha salido repetidamente, en unos canales y otros, la importancia de la práctica. Invocando incluso la frase de un célebre y gran Maestro contemporáneo que decía que el Yoga consta de un 1% de teoría y un 99 % de práctica. Casi siempre acompañando a esta afirmación, alguien (de buena figura preferentemente) realizando una Asana o postura de Yoga más parecida a lo que vemos en las actuaciones del “Circo del Sol” que a lo que hacemos en clase las personas con las que comparto habitualmente la práctica del Yoga…SADHANA


Cuando le tengo que enseñar una Asana a alguien, además de hablarlo, explicarlo verbalmente, me pongo en la postura para que lo imite, haga algo parecido, y poco a poco, va aprendiendo la práctica. Estamos practicando Asanas con nuestro cuerpo. Pero a nadie escapa que no solo somos un cuerpo; además, si solo consideráramos como “cuerpo” a alguien, probablemente se enfadaría o nos diría improperios de todo tipo. También tenemos emociones y deseos, y hasta pensamos de vez en cuando (la mayor parte del tiempo lo que pasa por nuestra mente, no son pensamientos nuestros…), es decir, usamos la mente racional.

Continuar leyendo
0 Comentarios

Los aspirantes

Normalmente se llama aspirante a aquella persona que muestra una aspiración, un anhelo o un deseo de conquistar algún objetivo. Los candidatos a acceder a un cargo, a un premio, a un título, etc. son designados con ese mismo nombre.

En círculos esotéricos al decir aspirante nos solemos referir tanto al neófito, al principiante, como también al discípulo; aquel que aspira o pretende alcanzar la Verdad, el conocimiento de sí mismo.ASPIRANTE

La palabra aspirar tiene que ver con el hecho de tomar, de coger:
recoger el polvo es aspirar, atraer agua con una bomba es aspirar, tomar el aire es también aspirar… Por lo tanto, vemos que se puede aspirar en lo sólido, en lo líquido, en lo gaseoso y cómo no, también en lo sutil.
Parece ser, según el diccionario etimológico que dispongo, que en otros tiempos -a principios del siglo XIII- la palabra aspirar no se utilizaba
con el significado actual, sino justo con el contrario: 'echar el aliento hacia algo'. Por lo tanto, estaría en relación con soplar, con espirar; y de
ésta última, a su vez, se derivaría la palabra espíritu, soplo o aliento divino.

Continuar leyendo
0 Comentarios

Diversidad, separatividad, unidad....

Acababa de copiar algo de Eckhart Tolle (relacionado con la unidad de todos los seres) en el whassap del grupo de meditación cuando una de las personas del grupo me escribía diciendo lo poco identificada que se sentía con la cucaracha que había matado pocos minutos antes… Como quiera que el tal E. T. (Eckhart Tolle, no el otro) no se explaya mucho en cómo poder “ver” eso de la unidad de todos los seres, voy a tratar de ayudar para comprender esto algo mejor.TODOS SOMOS UNO 3


Desde la percepción de la diversidad de formas en que se presenta la Vida, la Naturaleza, toda la manifestación, nuestra mente analítica, razonadora, divide y separa por formas, colores, tamaños y afinidades (me gusta/no me gusta, me sirve/no me sirve) todo cuanto se pone delante. Y en las formas, sí, es evidente que somos diferentes. Pero, cuánto de diferentes? Mi cuerpo, eso de lo que puedo estar muy orgulloso, o sentir pena porque no es como me parece que debería o me gustaría que fuera, no es muy distinto del de la cucaracha en cuestión, o de cualquier otro “bicho” o manifestación de la vida. De qué está hecho? Calcio, carbono, hierro, potasio, agua, mucha agua, y otras sales y minerales que van formando las moléculas, las células, los tejidos, órganos, etc. Igual que en la susodicha cucaracha (solo cambia, y no demasiado, la forma en la que están combinados esos elementos).

Continuar leyendo
0 Comentarios

Meditación y devoción

 

YAMU Y BRASI

 

 

 

 

 

 

¿Qué es la devoción? ¿Es la entrega total a una experiencia,
por lo general de carácter místico? ¿Es el sentimiento
mediante el cual se expresa el Amor al Ser?
¿Es la disposición de la voluntad, rendición y entrega al
servicio del Ser? ¿Es algo aparte de nuestra existencia
cotidiana? ¿Es hacer muchas invocaciones y plegarias?
¿Es algo externo? ¿Es postrarse ante una imagen, un
cuadro, una escultura, etc.? Etimológicamente devoción proviene  del latín "devotio" que quiere decir: voto, consagración, dedicación. Madhava suele decir que somos devotos de aquello que deseamos. Por lo tanto, cabe preguntarse; ¿Qué es lo que deseamos? ¿De qué somos devotos? ¿A qué dedicamos nuestra vida, nuestro esfuerzo, nuestras acciones? ¿Dedicamos nuestra vida a labrar una imagen, a los resultados de nuestras obras, al reconocimiento,
al poder, al éxito, al dinero, etc.? Si es así, entonces somos
devotos y a la vez esclavos de nuestro ego, de nuestra personalidad, por elevadas que sean nuestras obras.

Continuar leyendo
0 Comentarios

Encontrar nuestro sitio

 

crecimiento espiritual 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con esta expresión popular todos reconocemos la ideade ubicarnos, de situarnos, de posicionarnos externa e
internamente. Encontrar nuestro sitio en la vida se convierte así en uno de los objetivos prioritarios de todas las personas.

Claro que, en una sociedad tan volcada hacia lo externo como la nuestra esto sólo se concibe como una búsqueda de status, de posición social. Una expresión que siempre he oído en mi casa cuando se referían a alguien que ocupaba una posición reconocida socialmente era aquella de: "está muy bien colocado". El "estar bien colocado" no garantiza la "colocación" afectiva, sicológica, vivencial, etc. Por desgracia, entre los "bien colocados" hay muchos"colocaos" y también muchos "colgaos".

Continuar leyendo
0 Comentarios

Poder "tocar" el alma a alguien

Cuando te dedicas a esto de la enseñanza del Yoga de forma un poco diferente a la mayoría y explicas cosas en clase, tienes que hablar. Y hablar mucho a veces, para desesperación de quienes van a “hacer gimnasia”…tocar alma
Y de vez en cuando, ocurre algo especial, algo que tiene que ver con la “conexión” entre el que habla y el que escucha; con el hambre y las ganas de saber del que escucha, y con la capacidad del que habla de ponerse en el lugar del que escucha… Entonces se produce la magia.

Continuar leyendo
0 Comentarios

La felicidad más elevada

Hay dos tipos de felicidad: una, temporal y fugaz y con
cierta dosis de euforia y ansiedad, que surge del juego
emocional; y otra, imperecedera, que es el resultado delFELICIDAD 02 INED21
acercamiento consciente al Ser o Atmán. Cuando se produce un deseo la mente se llena de actividad, se agita, se inquieta e impacienta y permanecerá en ese estado hasta obtener el objeto deseado. Sólo cuando el deseo ha sido satisfecho la mente tiende hacia el Alma Interna.

La Dicha del Alma se refleja en el intelecto y es entonces cuando se experimenta una pequeña y fugaz dosis de felicidad. Pequeña y fugaz ya que sin tardar, aparecerá un nuevo deseo que atrapará y perturbará de nuevo a la mente repitiéndose así incesantemente un nuevo ciclo.

Continuar leyendo
0 Comentarios