Sanatana Dharma

Entendemos la comunicación, como el encuentro en lo común

El enano saltarín

yoga sanatana dharma blog enano saltarínLa primera vez que oí estas palabras fue a Madhava en el verano del curso de profesores: el enano saltarín, el niño, el padre, el adulto, yo estoy mal- tú estás bien…

Y también decía que controlaba nuestra vida y nuestras emociones, que había tomado unas decisiones, actitudes y creencias que controlarían y determinarían el resto de nuestra vida.

Pero, ¿quién es el enano saltarín?

Es un pequeño ser que habita dentro de nosotros y que lo que quiere es que le escuchemos, le prestemos atención, le demos mucho cariño y sobre todo, también quiere jugar.

Este pequeño ser de no más de 5 o 6 años, tuvo que vivir en un entorno que no entendía, con unos padres enormes y que no siempre le comprendían, ni le daban todo el cariño que necesitaba, y fue creciendo, sobreviviendo y adaptándose. Para ello tuvo que tomar unas decisiones, unas estrategias, que se fueron convirtiendo en creencias firmemente arraigadas y patrones emocionales y de conducta que están gravados en el inconsciente, ya que no era lo suficientemente maduro, ni comprendía las cosas, para poder tomar estas decisiones de manera racional y coherente. Vivía en el mundo de los mayores y era totalmente dependiente material y emocionalmente de sus padres.

Pues bien, esto es lo que nos ha pasado a todos de pequeñitos y este pequeño ser es nuestro Niño interior.

¿Y cómo puede ser que este pequeño controle y domine nuestra vida?

Este pequeñín tenía que comportarse de alguna manera determinada para recibir el cariño de sus padres y para evitar el dolor emocional (miedo, vergüenza, ira, culpa, soledad…) adoptó falsas creencias y patrones emocionales, más o menos insanos o neuróticos, que están grabadas muy en nuestro interior, en las profundidades de nuestro inconsciente. Y de esta forma actuamos y nos relacionamos con el mundo exterior.

¿Esto por qué sucede?

Porque hay muchas creencias y patrones emocionales de los que no nos damos cuenta y en el caso que lo hagamos, ni si quiera nos cuestionamos, si serán sanos y beneficiosos o no. Simplemente, como los tenemos incorporados, los llevamos de serie, pensamos que somos así y ya está. Que las cosas son así, porque siempre lo han sido.

¿Hay algo que podamos hacer?

Pues bien, lo primero darnos cuenta que esto es lo que sucede y que no está ni bien, ni mal, simplemente es así.

Una vez que hemos comprendido esto, cada uno puede empezar a observar estas creencias y patrones emocionales que vienen desde la infancia.

Es la máscara que hemos adoptado y que nos separa de nuestra verdadera esencia.

Y esto, ¿cómo lo hacemos?

Una de las formas es siendo conscientes que dentro de nosotras habita también nuestro Niño Interior, un pequeñín con unas necesidades muy básicas, pero que cuando no están satisfechas se pone triste, se enfada, tiene miedo, angustia, se vergüenza de sí mismo… y esto nos va a afectar, queramos o no, a veces, casi todos los días.

¿Qué es lo que quiere en Enano saltarín? ¿Tal vez quiera boicotearnos?

Pues, más bien lo que quiere es que le hagamos caso, que le escuchemos y prestemos atención, que le tratemos con mucho cariño, que le tengamos en cuenta, que no le apartemos y le excluyamos como hacían sus padres en algunas ocasiones, y sobre todo, también, que le dejemos jugar y divertirse, como hacen todos los niños.

¿Cómo podemos contactar con este pequeñín? Puede que haga ya tanto tiempo que ni nos acordemos…

Pues, puedes coger una foto de cuando tenía no más de 5-6 años y mirarle a los ojos muy detenidamente.

¿Qué es lo que ves? Acércate la foto y estate un rato en silencio con ella, respira profundamente, puedes cerrar los ojos y sentir qué te transmite, abriéndote a la vida, aflojando tensiones y disolviendo tu miedo de forma amorosa hacia ti mismo. ¡Tu Niño interior te está esperando desde hace muuucho tiempo!

¿Que es lo que quiere? ¿Cómo se siente? … Tal vez quiera que le abraces, que le escuches, le protejas y cuides de él, quiere saber que siempre puede contar contigo. Tal vez quiera llorar o este enfadado, pues bien, puedes dejarle que lo exprese, no pasa nada, no va a hacer mal a nadie y ya no va a molestar ni enfadar a sus padres. Ahora estás tú aquí, para abrazarle, escucharle, protegerle y darle todo el cariño del mundo.

También puedes preguntárselo, pregúntale qué es lo que puedes hacer por él o si estás haciendo algo que le haga sentirse así, triste, enfadado…

Puedes imaginarte abrazándole con mucha ternura, comprensión y calidez.

¿Desde dónde podemos hacer este trabajo?

Lo hacemos desde el adulto, desde la conciencia que vamos despertando con las prácticas de yoga, desde el observador.

Desde la comprensión y el Amor.

¿Por qué es tan importante?

Para armonizar y equilibrar nuestro mundo emocional. También para hacer la paces con nuestro pasado, nuestros padres y ancestros. Para sanar la herida.

¿Cuál es el resultado?

Al conectar con nuestro Niño interior, podemos dejar expresar todas esas emociones que teníamos tapadas y no queríamos o sabíamos cómo afrontarlas, que nos hacían sufrir y que tanto nos condicionaban sin darnos cuenta.

Podemos conectar con su tristeza, ira, enfado, miedo, vergüenza, soledad… y les damos un espacio. Así mismo, podemos permitirle al niño sentirlas y manifestarlas ya que tiene todo el derecho del mundo.

Y cuando el niño se siente tenido en cuenta, escuchado y querido, surge su espontaneidad, vitalidad, sensibilidad, creatividad, inocencia y alegría innata. También, sus ganas de jugar y divertirse, desde lo más profundo de su ser, de nuestro Ser. Así como los dones únicos y nuestro auténtico potencial, que reside en nuestra verdadera esencia.

Gracias a esta conciencia que vamos despertando con las prácticas de yoga somos capaces de volver a contactar con nuestro Niño interior y la vida se vuelve más sencilla, amable, ligera y alegre.

Es algo que emana de forma natural, como la inocencia de un niño, su vitalidad y sus ganas de jugar, bailar y reírse. ¿Hay algo más hermoso, puro y contagioso que la risa de un niño?

Volvemos a reconectar con nuestra verdadera esencia de pureza, inocencia y alegría original, con las que todos vinimos a este mundo.

“Dejad que los niños se acerquen a mi”

Om Shanti

Continuar leyendo
0 Comentarios

Mi felicidad a subasta

Felicidad¿Te has parado a pensar en manos de qué y de quién depositas tu felicidad?

¿Te atreves a hacerlo?... Mirar y escuchar qué circunstancias deben ocurrir de una determinada manera para que te sientas bien, qué personas deben comportarse de una determinada forma para que no te sientas mal.

¿Y si te pregunto si estás dispuesto a ser feliz suceda lo que suceda?... ¿Puedes escuchar esas situaciones en las que crees que no podrías ser feliz?

Mi felicidad en manos de algo externo… ¿en qué situación me coloca esto?... Por de pronto parece que habla de dependencia, ¿no?  ¨Dependiendo de tal o de cual, podré ser feliz… o no”

Y si todo lo externo sucediera de acuerdo con mis expectativas… ¿Sería feliz?... Y si la expectativa se cumple, ¿cuánto dura?.. Parece que lo externo, circunstancias y personas, nunca se van a ajustar a unas expectativas… y si en algún caso lo hacen, nunca van a permanecer el tiempo suficiente... Y me siento infeliz si no se cumple lo que espero e infeliz por el miedo a perderlo si se cumple.

¿Está ahí la felicidad? ¿Es posible que la fuente de mi felicidad resida fuera de mí?

Pretender que suceda lo que deseo… ¿No suena esto a pretender controlar la vida?.. ¿Es esto posible?... ¿Quién soy yo para poder hacer esto?... ¿Acaso he creado yo la vida?... ¿O esta me ha creado a mí?… 

¿No residirá en ella la sabiduría?... ¿No se tratará de dejar que se exprese?... La vida es movimiento, esta es su naturaleza. Adaptarme, fluir en ese movimiento… ¿No suena más liviano, no transmite más felicidad, que querer controlar y pretender que la vida se ajuste a lo que yo creo que me va a hacer feliz?

Ahí donde deposito mi felicidad, a esa circunstancia o persona que doy el poder de hacerme sentir bien o mal, me apego… Así me apego a cosas pasadas que añoro, a cosas futuras que espero, a cosas materiales, a personas, al resultado de mi acción…  a mi historia personal.

Y el apego es falta de libertad… No soy libre frente a lo que estoy apegado, porque según sea, suceda o se exprese, estaré bien o mal… Y  a aquello o aquél al que me apego, estoy quitándole libertad… ¿Te has parado a observar esto?

Y con todo esto, experimento el sufrimiento.

¿Viste la cadena?... Aquello en lo que deposito mi felicidad, aquello a lo que me apego… Aquello a lo que me apego, eso que me quita libertad y a lo que quito libertad… Ahí donde pierdo libertad, ahí sufro.

A eso a lo que me apego le estoy dando un poder sobre mí… Nada menos que el de hacerme sentir bien o mal… No es que tenga ese poder, soy yo quien se lo doy.

Hay situaciones duras, dolorosas, difíciles que me afectan… No se trata de no sentir, de no vivir… más bien lo contrario… Pero a ello tengo yo la posibilidad de añadirle drama, sufrimiento, o no… Y la llave es la capacidad de aceptarlo o de rechazarlo. La aceptación me salva del drama, me da la posibilidad de ponerme en paz con lo ocurrido, con lo que siento… Le quita el poder sobre mi bienestar. Puedo estar en paz, ser feliz, mientras vivo experiencias difíciles y dolorosas.

Si no hay aceptación, hay rechazo a lo que ocurre… Y con ello le doy poder para hacerme sufrir… Y le echo la culpa a la situación, a la persona, cuando soy yo el que lo está creando con mi rechazo, con mi creencia de que no puedo estar bien si eso suceda así, si esa persona se comporta así.

El rechazo lo sostiene el miedo… El amor sostiene la aceptación. Así puedo vivir con y desde el miedo o el amor.

Y aquí viene la gran oportunidad que acompaña a todo sufrimiento, a toda infelicidad, a toda tensión o conflicto que pueda vivir.

Ahí donde me siento mal, donde sufro… ante aquello oaquél ante el que me vivo en conflicto… está la vida queriéndome mostrar algo a lo que estoy dando poder sobre mi bienestar, algo a lo que estoy apegado, algo que ante lo que no soy libre y a lo que no estoy dando libertad.

La oportunidad está en dejar de responsabilizar a la vida, al gobierno, al banco, al vecino, al jefe, a la pareja o a la suegra de lo que siento.. y hacerme responsable… aceptar.. y con ello cortar el juicio y activar la conciencia… Ponerme delante de ello… sentirlo, dejar que me cuente y experimentar la paz que surge al hacerlo.Viaje sanador en el que puedo llegar a la raíz, en algunos casos a tocar la herida inconsciente que en mí genera ese sentir… Posibilidad de abrazar, de sanar, de canalizar, de liberar… liberarme

Posibilidad de que cuando vuelva a suceder el mismo estímulo, mi sentir ya sea diferente… Perdonar, per-donar, ir más allá de la ira, de la culpa… perdonarme… para transformar, trans-formar, traspasar y transcender la forma, transformarme.

Bendito conflicto que me muestras aquello a lo que estoy dando poder, aquello en lo que deposito mi felicidad… Bendita apertura a recibirte y que me enseñes… Bendito regalo que me permite volver a casa y experimentar la fuente de bienestar, de plenitud que reside en mi… Bendito espacio que habito en mi, espacio y silencio que soy, donde experimento que nada externo puede dañarme… porque me vivo completo en mí.

Nandana

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

La práctica de la meditación

meditation chakrasLa práctica de la meditación es la única técnica de Yoga en el sendero superior, el único camino para percibir el espíritu del hombre, la única puerta para acceder conscientemente a esa esencia, de eso que en ti es la semilla de todo.

Meditar es percibir directamente la Verdad. La Verdad es lo único que en nosotros es permanente, que no cambia, que existe antes del nacimiento y perdura después de la muerte, y para poderlo diferenciar de lo demás debemos utilizar las herramientas que dispongamos. En la propia personalidad podemos hallar esas herramientas, y de ellas el intelecto o razón es la más elevada.

En el trabajo de la meditación hay que ir con mucho cuidado, hay que hacerlo de forma seria, tranquila y bien orientada. Sabemos que de la mente no hay que fiarse; sin embargo, en una etapa del sendero es el único instrumento que tenemos para acercarnos a eso que llamamos Esencia o Verdad. ¿Cómo podemos entonces utilizar la mente? Razonando con ella, y para eso necesitamos hipótesis o premisas que tomaremos como verdad, y luego aplicaremos el método científico, es decir, comprobar que los resultados, y siempre según nuestra experiencia, nos demuestren si realmente son o no ciertas las hipótesis. Las hipótesis que tomaremos para desvelar la Esencia de lo demás son las siguientes:

1º.- La no-Verdad es algo que está cambiando constantemente.

2º.- La Verdad es eso que no cambia, que está siempre, que es permanente.

Si aplicamos al cuerpo físico estas premisas comprobaremos que es evidente que sí que cambia; por lo tanto el cuerpo físico es no-Verdad. Si observas tus emociones: el miedo, el afecto, el cariño, los celos, la rabia, la ira, la envidia... Descubres que las emociones también cambian, éstas son no-Verdad. Si profundizas más en la personalidad te encuentras con los pensamientos. Para comprobar si cambian o no, podemos hacer memoria y recordar lo que pensabas de tus padres a los siete años, a los dieciocho, a los veintidós... Recuerda lo que pensabas del futuro cuando eras niño, cuando tenías dieciocho años.... Y ahora, en la actualidad, ¿qué pensamientos tienes? ¿dónde están todos esos pensamientos de antes?, ya no son los mismos, también han cambiado, por lo tanto son no-Verdad.

Si el cuerpo físico, las emociones y la mente forman la personalidad, y las tres son no-Verdad, se deduce que la personalidad es también no- Verdad.

Para encontrar la Verdad debes seguir observando más allá de la mente y descubrir qué es aquello en ti que nunca cambia. En esa búsqueda descubrirás una presencia que durante todo el tiempo ha estado ahí, en todas las etapas de tu vida, y que por eso puedes identificar que todo eso te ha pasado a ti. Esa presencia ha permanecido siempre igual mientras que todos los aspectos de la personalidad han cambiado.

"Yo soy siempre yo; nunca he sido otro". Hay algo en ti a lo que llamas "yo" y que lo haces porque siempre ha estado presente dándose cuenta de lo que haces, sientes, piensas, de dónde estás, de la relación que estás estableciendo con los demás; de todos y cada uno de los momentos de tu vida.

Ese es el objeto de la meditación: percibir el testigo interno. La cuestión es cómo hacerse consciete de eso que se da cuenta. La respuesta es: con lo mismo que se da cuenta. El objetivo de tu vida es encontrar lo que realmente eres, la Verdad de ti mismo, eso que cuando todo cambia sigue siendo y lo denominamos el Ser: aquello que es por sí mismo. Y a todo lo demás lo llamanos el no-Ser

Madhava

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

He tenido un sueño

nhZ 900He tenido un sueño en el que los hombres se respetan, se acepan como son, se toleran y colaboran entre ellos. He tenido un sueño en el que los hombres ven a la Naturaleza como a sí mismos, y tanto hombres como mujeres buscan el bien común, lo que es bueno para todos, lo menos dañino posible…

He tenido un sueño donde las Almas libres lo son porque hacen lo que tienen que hacer queriéndolo hacer. En el que las conciencias de todos van creciendo en una dirección, la de tomar en cuenta al otro, la de verse en el prójimo, y ver en sí mismo a los demás…

He tenido un sueño en que el conocimiento de la LEY Universal basta paracumplir con ella gozosamente, sabiendo que eso es lo que uno tiene que hacer, sin esperar nada a cambio. En el que es suficiente la satisfacción de saber que he hecho todo lo que puedo hacer, poniendo de mi parte lo mejor de mí para que este mundo sea un lugar mejor donde vivir. 

He tenido un sueño en el que cada uno ocupa su lugar sabiendo que ese es su sitio y eso es lo que tiene que hacer para seguir creciendo como Ser Humano, creciendo en Conciencia, y siendo capaz de SERVIR cada vez mejor. Servirse a sí mismo, a los demás seres humanos, a los Maestros yGuías Espirituales, a la Divina Jerarquía y al Plan Divino. Al Universo (el UNO en lo diverso), a DIOS. 

La mayoría de la gente se pasa la vida persiguiendo sueños, tratando de hacerlos realidad. Incluso la sociedad y los medios de comunicación nos inculcan a cumplir con esos sueños (aunque sean los que “nos han metido”a través del “sistema”, y que no son nuestros, nos lo han hecho creer…).

Soy afortunado. Tengo el privilegio de llevar más de la mitad de esta vida vivida, tanta que ya casi ni me acuerdo cuando empecé, dedicado a poner este sueño en las mentes y conciencias de los demás y hacerlo realidad también en la mía… Este sueño ES mi realidad, es lo que comparto con los demás, es lo que trato de poner en marcha en la vida de los demás. Y si no ocurre así, tampoco pasa nada, es solo un sueño, yo ya he hecho lo que puedo, lo que sé, lo que quiero hacer. 

Gracias Maestro por darme la oportunidad de hacer de esto la vida, la VIDA! 

Kailas

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

El futuro y el destino de nuestra vida

angel sanaVan pasando los años, nos vamos volviendo más veteranos y vida sólo hay una, que avanza y se va convirtiendo en nuestro futuro, simplemente con el paso del tiempo y seguir viviendo.

Nuestro Futuro se aproxima cada vez más y llega el momento de seguir esperando o de tomar las riendas, abrirnos a la existencia y asumir nuestro papel.

En la vida tenemos planes, ideas, metas, objetivos, deseos… que queremos ir consiguiendo, pensamos que ahí radica el sentido de la vida y ponemos en ello nuestras esperanzas. Pensamos que esto es lo que le va a dar sentido a nuestra vida: un buen trabajo, tener una pareja, formar una familia y tener hijos, mantener una buena salud, ahorrar dinero para poder pagar los estudios de los hijos y para la jubilación, hacer planes divertidos los fines de semana, tener la agenda ocupada …

Algunas de estas metas puede que las consigamos lograr y otras, puede que no, sin embargo, la vida sigue sin tener un sentido pleno y tenemos que ir consiguiendo nuevas metas y logros, para alcanzar este anhelado bienestar. 

Y si bastantes de las metas que teníamos previstas no las hemos alcanzado, puede ir surgiendo una frustración, malestar, tristeza o baja autoestima en nosotros.

La vida nos pone obstáculos, dificultades, imprevistos, incluso desgracias, enfermedades… y esto nos para, nos entristece, nos causa dolor y sufrimiento, nos hace reflexionar, nos hace ser introspectivos y buscar el verdadero sentido de la vida.

Podemos recibir a lo largo de la vida varios avisos  y es posible que si no hacemos caso, se repitan, cada vez con más intensidad y sufrimiento.

El sentido es que paremos y reflexionemos a cerca lo quéestamos haciendo con nuestra vida, qué es lo que realmente queremos hacer, qué es lo que hemos venido a hacer a este mundo, quién somos realmente. Para que poco a poco vayamos conectando con nuestra propia esencia, esa parte más auténtica que todos tenemos y que no depende, en absoluto, de las circunstancias externas.

Hasta este momento, es posible que hayamos pensado que nuestra felicidad y bienestar dependía siempre de las circunstancias externas: el trabajo, la pareja, la familia, el dinero, la salud, los amigos… el éxito social… pero la verdadera felicidad depende de conectar con nuestra propia esencia y vivir en armonía con ella. Este es nuestro verdadero propósito y a lo que hemos venido.

Cada persona tenemos que vivir nuestra vida de la manera más auténtica posible, acorde a la propia esencia y no vivir según los valores que nos inculca la sociedad, ya que eso no sería vivir nuestra propia vida. Primero tenemos que saber que esto es así y mientras no lo veamos, ya se encargará la vida de demostrárnoslo, una y otra vez, hasta que nos demos por enterados.

Una vez que nos vamos dando cuenta, que cada uno tenemos una esencia particular y propia, tenemos que empezar a escucharla, poco a poco, para ir armonizándonos con ella. 

Es un proceso paulatino que hay que realizar de manera suave y cariñosa, no se trata de cortar de raíz, ni de cambios radicales. Primeramente se trata de reconocer que dentro de nosotros hay una voz y una sensibilidad especial que hasta ahora no le habíamos escuchado conscientemente, sí tal vez mediante algún fogonazo, intuición, momentos especiales de lucidez… que luego se iban y no sabíamos cómo gestionarlos y tal vez los olvidábamos o descartábamos.

A partir de este momento se trata de empezar a establecer una conexión consciente con nuestra propia esencia, lo cual al principio cuesta porque no estamos habituados a ello y es algo muy novedoso. Encima se trata de mirar en la otra dirección, mirar hacia adentro, hacia uno mismo. Y hasta ahora nos habían enseñado justo lo contrario. 

Tenemos que ir experimentándolo y comprobando que realmente funciona y es así, para que se vaya dando una cambio de paradigma en nuestra forma de pensar y actuar. Conectar con nosotros mismos, funciona y encima nos sienta bien, muy bien. 

Nuestra esencia más auténtica es pura, ligera, amorosa, comprensiva y hay una gran sabiduría y belleza en ella.

Primero hay que observarla y reconocerla que habita en todos nosotros, establecer contacto con ella, escucharla como nos habla sin palabras. Integrarla en nuestro día a día desde la mañana hasta la noche y convivir con ella.

Tal vez, puede que más adelante nos demos cuenta que nuestra esencia es lo que verdaderamente somos, es nuestra verdadera naturaleza y todo lo demás son los recursos con los que contamos parta desarrollar el papel que hemos venido a desempeñar: nuestro Destino, nuestro Dharma.

Alcanzar nuestro Destino y desarrollar nuestro Dharma, es el sentido completo de nuestra vida.

Garuda

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

El conflicto como oportunidad

nadanaNo hay camino… este instante es el destino… En él está la puerta a lo que tanto he buscado.

Quizás lo importante deja de ser lo que alcanzaré, lo que llegaré a ser… porque aquí y ahora ya soy… Quizás sólo sea conectar con ello.

Quizás la Vida, mi vida, no quiera más que mostrarme quién soy… Quizás abrirme a lo que ocurre, tal y como lo hace, sea la llave.

Aceptación de la vida tal y como se expresa, fuera y dentro… honestidad con lo que siento… confianza en la bondad de todo.

Y empieza a dejar de importar lo que ocurre, para que lo importante sea cómo me relaciono con ello… si estoy temiéndolo o estoy amándolo.

La vida no es dura, mi vida no lo es… lo que lo puede hacerla dura es mi interpretación de ella, lo que me cuento sobre lo que ocurre, sobre lo que pienso… Quizás se trate dejar de interpretar para empezar a Vivir.

Desde esta perspectiva, el conflicto se convierte en oportunidad… en la oportunidad de mi vida. Ya que sólo quiere mostrarme algo de mí, algo que me quita libertad y bienestar.

Resistirme al conflicto, al dolor, huir de él para no sentirlo, taparlo, responsabilizar a otros o a la vida de ello… Acciones que ejecuto para intentar sentirme mejor y que cierran la puerta al único espacio que me puede ofrecer ese bienestar que añoro.

Ese espacio está en mí… Ese espacio soy yo.

No hay emociones malas, ni emociones buenas… Si acaso todas son buenas. Las hay más o menos agradables, me pueden gustar más o menos, pero todas son una invitación a ser vividas.

Vividas desde la propia responsabilidad… porque ni la vida, ni el vecino, es responsable de lo que vivo.

Puedo dar la bienvenida a toda emoción, sabiendo que soy el espacio donde se presenta.

Puedo abrirme a sentirla y experimentar que es penetrable… que detrás de ella quizás se exprese otra emoción, que si la vivo me lleve a otra y que al final… al final experimente la paz.

Si hay camino, si hay viaje, es hacia dentro… y me lleva a la paz… y con ello a la libertad.

¿Alguna vez has intentado cambiar algo, o a alguien, sin ponerte antes en paz con ello? Misión imposible, ¿no? Desde la no aceptación, el conflicto se hace más grande. La aceptación, honesta y amorosa, nos da opción… nos salva del drama.

A cada situación dolorosa que pueda vivir, mi resistencia a ella le añade sufrimiento… Eso que mi mente me cuenta de lo que sucede es el drama que puedo evitar.

Camino interior… camino de aventura.

Bienvenida emoción desagradable, bienvenido conflicto… Bienvenido eso que me quieres contar de mí… porque me hablas de eso en lo que pongo esperanza de bienestar y que nunca me lo va a dar.

Oportunidad de verlo y de conectar con la verdadera fuente de bien estar.

Invitación a sentir… a sentirte. Bienvenido dolor que te puedo escuchar en mi cuerpo, en esas tripas que se revuelven, en esa presión en el pecho, ese nudo en la garganta, esas ganas de llorar.

Bienvenido sentir, permitirme sentir, que abre posibilidad de escuchar eso que mi mente me cuenta respecto de lo que ocurre… que me permite sentir espacio, sentirme espacio, ese donde se presenta esa circunstancia conflictiva, donde se expresa la emoción, donde se activa el pensamiento.

Pensamiento que si me lo creo activa nuevas emociones que proyectan hacia fuera buscando responsables o buscando bienestares. ¿Para qué?... Para no sentir la emoción directa que en mí surge frente a lo que está ocurriendo.

Es intenso sentir directamente el conflicto, el dolor de una ausencia, de un abandono, la soledad, la tristeza, el enfado… Pero es el camino que me permite traspasarlo, que me lleva a la paz que hay detrás de ello, que permite sanar.

La aceptación que me abre a sentir, el sentir que me permite experimentar la permeabilidad de la emoción, descubrir la paz que me espera detrás, en la experiencia del espacio que abraza todo, del espacio que soy… Viaje que me lleva hasta la herida que hay en mí, esa que se abre ante esa circunstancia externa que vivo como conflicto, que vivo con dolor.

Ahí puedo curar… puedo escuchar incluso al niño que en su día fue herido, puedo hablarle, hacerle sentir que me ocupo de él… Puedo sanar. Y ahí incluso puede llegar a aflorar subconsciente en forma de recuerdos que no estaba preparado para ver… y ahora sí.

Así, con el sanar viene la libertad… Libero subconsciente que me condiciona el vivir, ese que me hace reaccionar, resistirme… que me lleva a sufrir.

Apertura, honestidad, confianza… que me llevan a habitar espacios en mí que no ocupaba… que me permiten recuperar ligereza, bien estar, contento.

Camino de liberación… conquista y experiencia de mi libertad.

Bienvenido, por tanto, conflicto cuando te presentes, bienvenida emoción… Bienvenida oportunidad de sentir, sanar, liberar… VIVIR.

Nandana.

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

"La verdad es una tierra sin camino"

celine“La verdad es una tierra sin camino” es la frase que pronunció Krishnamurti cuando se desvinculó del Orden que había creado a su alrededor la Sociedad Teosófica.

 Y ¡sí! No hay un camino, no existe un solo camino, tampoco hay punto de partida ni punto de llegada. ¿Hay pies? Tampoco está muy claro…

 ¿Cómo podría haber un solo camino si ningún Alma vive las mismas experiencias que su vecina en el mismo momento?

Ningún Alma encarna exactamente en el mismo punto que otra. Todas vienen con un equipaje diferente. Algunas con botas de monte, otras con chanclas, algunas descalzas… 

¿Cómo van a ir todas por el mismo camino?

Tampoco hay que “hacer” un camino, tampoco se trata de caminar. ¿Entonces? Vértigo… 

 ¿No será más bien la Vida la que camina por nuestro espacio? 

¿No seríamos más bien puntos fijos viendo pasar las circunstancias?

¿No será que estamos todas las almas fijas quietas en un no-lugar sin tiempo ni espacio? 

Eso que envuelve el punto fijo puede ignorar las experiencias que van pasando delante de su nariz, las puede atrapar un instante, disfrutar de ellas, aprender de ellas, saborear su dulzura o su amargor, las puede atrapar mucho, bloquear para sufrir mucho… a la carta….hasta que de repente se vayan, porque se van TODAS.

 El supuesto camino es el camino de la Vida, que pasa por delante en una alfombra mecánica o voladora, o subida en un unicornio lila, según…

 No hay camino, el camino no se hace al andar.

Solo existe la Verdad, el punto fijo es la Verdad, yo soy la Verdad, soy la Verdad delante del espectáculo de la gran, maravillosa y teatral Vida. 

 No me hace falta ni llegar ni andar ni realizarme ni iluminarme, ya está todo hecho.

No hay camino.

 Y al final del partido, Corazón 1 - Mente 0… deja ya de luchar, ya has perdido, mente.

 Continuará… en ningún día ni en ningún lugar pero continuará, si así lo quiere la Vida por supuesto.

  Inchallah.

 Paz.

 Dedicado en especial a un caminante sin camino, guerrero sin armas, abridor de mis ojos, tanto te debo y tampoco lo quiere admitir tu corazón de patata.

Muktakesi

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Ser espiritual... ¿Una moda?

ser espiritualEstos días, varias veces, me he encontrado con evocaciones al “ser espiritual” (fulanita es muy espiritual; mira aquella persona que medita y qué espiritual es, etc.). Parece que ahora, si no eres “espiritual”, no eres nadie. Como que también, si no eres vegetariano, eres un cafre, al que todo el mundo (que es vegetariano) tiene el derecho de recriminarte que comas animales y de recordarte que eres “malo” por ello…

¿Pero, qué es ser espiritual? Mucho me temo que para hablar de ello, o decirlo incluso, antes se debería saber de qué estamos hablando cuando hablamos del Espíritu, y eso no es muy habitual… Se podría decir que igual que consideramos un intelectual a aquel que se deja guiar por el intelecto y que hace que prevalezca la razón, SU razón, por encima de otras consideraciones; y emocional o sentimental a aquel que se deja llevar por las emociones y los sentimientos (los suyos, repito, que igual, los de los demás, no le importan mucho), consideraríamos “espiritual”, aquella persona que hace del Espíritu su referencia, y actúa desde ahí.

Claro que, eso del Espíritu…, no sé cuánta gente tiene suficientemente claro lo que es, y lo que supone actuar desde ahí, y por lo tanto, ser espiritual. ¿Por llevar sandalias en lugar de tacones, eres espiritual? ¿Por ir en bici en lugar de coger el coche? ¿Por ser vegetariano? ¿Porque vas a clases de Yoga y pones mantras en tu Ipad? Y bueno, si das clases de Yoga, entonces ya eres MUY espiritual… ¿Y ya está? Encima, se ha puesto de moda. Todas las personas “admiradas” y que son de referencia en el mundo de las redes sociales y demás circo mediático, hacen alguna o más de las cosas que ponía antes, y claro, como todos queremos ser famosos o como los famosos, pues nos ponemos a hacer esas cosas. Como decía en un escrito ya añejo, “gracias rubia”, por todo lo que Madona ha hecho para que la gente se acerque al Yoga, porque ella lo hacía…

“Por sus Obras los conoceréis”, decía alguien hace mucho tiempo, y para esto del Espíritu, y de lo que es espiritual y no lo es, igual podríamos tomar como referencia las características de lo espiritual, que surgen desde nuestra Esencia como seres humanos y que nos hacen más “HUMANOS”. Aspectos como la aceptación, la tolerancia, el respeto, y la colaboración, que conforman el AMOR UNIVERSAL o sagrado a través de los cuales se manifiesta el Alma Humana, Espíritu (Atmán en la Filosofía del Yoga).

Frente a esto (el Alma, o Espíritu), el “ego”, lo egóico, todo eso en lo que te apoyas para ti mismo y tu placer, que no solo es físico, sino también emocional y mental. Si pudiéramos darnos cuenta de que lo opuesto a lo espiritual es “lo que me gusta y lo que no me gusta”, lo que me “interesa” y/o me conviene, lo que quiero, lo que quiero para “los míos” (familia, empresa, país…), veríamos que no somos tan espirituales. Y eso tampoco nos tendría que hacernos sentir mal, salvo que estés bajo la esclavitud de las modas… Ser espiritual, conlleva comprender, cada vez más qué significa eso, qué es el Espíritu, ser capaz, cada vez más, de hacer lo justo y necesario, aunque no me guste; tener sentido del DHARMA, del DEBER, saber qué significa eso y ajustar mi vida, cada vez más, a ese deber transcendente o SUDDHA DHARMA.

Si quieres “ser espiritual”, más allá de ponerte una etiqueta más, de moda ahora, tendrás que hacer crecer la Conciencia que habita en lo profundo de tu ser. Que despliegue su presencia en tu vida, que te proyectes desde ahí en todo lo que haces, con aceptación, tolerancia, respeto y colaboración, como decía antes, cada vez más. Que lo emocional y lo mental no tengan la sartén por el mango en tu vida, y eso no signifique que no los tengas en cuenta.

Cuando nos dejamos llevar por las emociones, y consideramos y tratamos mejor a “algunos” animales que a los seres humanos, sea cual sea su condición, no somos más espirituales. Cuando juzgamos, criticamos, rechazamos a los demás porque no piensan como nos gustaría, no somos más espirituales. Por vestir, comer, hablar o trabajar de alguna manera en concreto, no somos más espirituales.

El desarrollo de la Conciencia de la Unidad de todas las cosas y de todos los Seres, BHAVANA, y el seguimiento del DHARMA, de Deber y la Ley Universal, es lo que nos hace espirituales, expresión del Espíritu en la Materia. Aunque eso no esté de moda…

 Kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿ Ahora qué vamos a hacer ?...

anciano en lágrimasNos abrió la puerta un hombre de unos 80 años, enjuto y nervudo, aún con evidente recuerdo de lo que debió ser una presencia física imponente y nos invitó a pasar a los fríos profesionales que esperabamos en el descansillo.

 Varón, raza blanca, unos cincuenta años, fallecimiento en principio fortuito, por causa natural, pero el protocolo da comienzo de oficio. Forense, comitiva judicial, policía, sanitarios y funeraria. Era hijo del hombre que nos abrió la puerta.

 Al lado del anciano que nos dejó pasar pude observar a su mujer, de la misma edad, ella más disminuida, casi consumida, lo supe más tarde, por las inclemencias de la vida y por una depresión de largo recorrido.

 El varón fallecido era hijo de la pareja, murió de un fallo cardiaco, de manera rápida, cayó desplomado me dijo el padre con voz firme, mirándome a los ojos.  También me contó que tenían otra hija. ¿Dónde está? pregunté. En el Centro de Día, tiene parálisis cerebral y está allí hasta las cinco de la tarde; seguía con la voz firme, mirada limpia y directa a los ojos… continuó hablando, sereno, con la aceptación de quien sabe que no hay garantías para las incertidumbres del devenir y dijo que era su hijo fallecido quien se ocupaba del aseo y cuidado de su hermana. Ni un lamento, no hubo quejas, sí en cambio, un cansancio hondo y profundo en sus ojos.

Algo se quebró en mi garganta, la fría distancia con la que me protegía del sufrimiento ajeno en los primeros años de mi andadura profesional, habían dado paso a otra mirada, más humana, despenalizadora del dolor, que intenta ir y ver más allá… ver aquello que no quería ver…

 Quise mostrar algo de calidez y comprensión, posé mi mano suavemente, casi pidiendo permiso en su hombro y le hice ver el profundo respeto que sentía al observar su entereza y cuánto me estaba enseñando… en ese momento… rompió a llorar. Al presenciar la escena, su mujer se acercó y me preguntó, ¿ahora qué vamos a hacer? Guardé silencio sin saber qué decir. Su marido contestó, recuperando la firmeza en la voz: “seguir viviendo y cuidar de la hija que nos queda”

Supe de inmediato, que el anciano que tenía frente a mí rebosaba fortaleza y honestidad en el asunto del vivir, era un maestro, no había túnica ni grandilocuencia en su gesto, solo la sencillez de la aceptación… y me sentí pequeño, muy pequeño ante él.

 Para mí, es con esto que acabo de contar, con  lo que tiene que ver el verdadero yoga, saber vivir cuando las cosas van bien y todo me va de lujo y también cuando mi entorno se tambalea, cuando se me rompe el corazón, cuando la vida me hace añicos a base de realidad pura y dura, tozuda e insistente.

 Puede que se trate de enhebrar el hilo de mi existencia, en la aguja de una voluntad más grande que la mía y que teje un tapiz de circunstancias inesperadas y en ocasiones dolorosas para impulsarnos a crecer, ya que es el dolor el que nos vuelve humildes y reverentes ante la realidad.

 Dejo aquí, parte de un poema de Juan Ramón Jiménez que creo ilustrará mejor de lo que yo nunca podría, el mensaje de este post:

 Aditya.

 

“Quien supiera

 dejar el manto, contento

 en las manos del pasado

 no mirar más lo que fue

 entrar de frente y gustoso

 todo desnudo, en la libre

 alegría del presente”

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Escuela de agricultores

semilla germinaHubo una vez un hombre que amaba a la Naturaleza y amaba también todo aquello que creciera y pudiera dar fruto. En la era de la investigación transgénica y el efecto invernadero, todo su afán estaba encaminado a encontrar semillas autóctonas de diferentes especies, semillas que en diferentes lugares habían conseguido adaptarse a la tierra, a la climatología, y que sin embargo estaban siendo dejadas de lado por semillas más estudiadas, que aparentemente daban más fruto con menos esfuerzo, aunque necesitaran de todo tipo de tratamientos y aditivos. Incluso, algunas de estas variedades tan estudiadas, eran capaces de dar varias cosechas, con frutos más uniformes y resistentes, más hermosos. Pero la mera apariencia de los frutos no conseguía el sabor, la textura de los tradicionales, además agotaban la tierra en que se plantaban. El ritmo exigente de trabajo y todas las necesidades emparejadas a la idea de la producción fueron empobreciendo y desertizando las tierras, con lo cual, las familias que durante generaciones habían vivido en armonía y equilibrio con la tierra, en la tierra, de la tierra y para la tierra, tuvieron que trasladarse dejando tras de sí un campo baldío y estéril.

 Nuestro hombre veía con preocupación este panorama y veía también como sus avisos eran ignorados cuando no objeto de burla. En su pequeño invernadero pasaba muchas horas, descubriendo con asombro cómo la tierra, el abono y el agua obraban el milagro una y otra vez, descubrió los ritmos, las fases del crecimiento, el efecto de las estaciones, la luna, las plagas. Se maravilló con la aparición de las primeras raíces que buscaban con denuedo los nutrientes de la tierra. Descubrió también la paciencia, en algunos casos la impotencia ante la evidencia de Leyes inexorables. De todo ello tomaba buena nota, de todo ello aprendía hasta comprender que su labor, celo y cuidados podían llegar hasta un punto y que el resto depensía del impulso propio de la VIDA. Descubrió el secreto de la alquimía que entre los profanos había quedado reducida a la transformación literal del hierro en oro, descubrió el simbolismo del hierro, metal común, humilde como la tierra, y del oro, como agente y expresión en el más puro sentido, de una realidad que solo necesitaba encontrar el espacio despejado, la tierra preparada para poder manifestarse.

En su ánimo de expandir sus descubrimientos, de mejorar y transformar el entorno, la vida, de recuperar el equilibrio con la naturaleza, sintió que transformar la tierra yerma en Paraiso, podía iluminar con luz de esperanza los corazones de muchos desarragaigados, sintió en su fuero interno la llamada a compartir su cononcimiento, no como un capricho personal sino como la oportunidad de despejar el camino a lo numinoso, a todos aquellos que hemos sentido la necesidad de preparar nuestra tierra para que la "semilla sagrada" arraigue, crezca y dé fruto, transformando y mejorando nuestro entorno. 

Hubo una vez un hombre que amaba la naturaleza y amaba también todo aquello VIVO, que crece y da fruto.

"Déjame ser instrumento de tus manos hábiles, mensajero de tu mensaje inequívoco, trabajador de la Hacienda Divina, en la que descubriendo la semilla dormida, descubra que nací para SER, para SER VIDA.

Brihaspati

 

 

 

 

 

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

La acción desinteresada

karmayoga

Tradicionalmente se define al Karma-yoga como el 'yoga

de la acción desinteresada'. La definición es oportuna,

pero como todo en esta vida está llena de matices.

Nos detendremos antes de nada a explorar con atención

las diferentes acepciones de la palabra interés:

-Actitud o estado de ánimo de alguien a quien le importa cierta cosa,

siente curiosidad por ella o dirige la atención a ella. "Tengo mucho

interés en saber como se resolvió aquel asunto"

-Circunstancia de una cosa por la que tiene importancia o valor para

alguien o algo determinado o en general. "El Yoga tiene un interés

fundamental para mí".

-Inclinación, deseo o sentimiento amoroso: "Pedro tiene interés por

María".

-Beneficio obtenido por acumular o prestar dinero. "El interés que

me da mi banco es una ruina"

-Provecho o ganancia personal. "Pepe es un egoísta, todo lo hace por

el cochino interés"

Por lo visto en esta palabra se conjugan elementos muy distintos; por un

lado cuestiones relativas a lo espiritual, a lo sutil: anhelo, deseo, atención,

actitud, valor,... y por otro lado a lo más material: productividad,

ganancia, beneficio, capital,.. pero curiosamente todo con un aire muy favorecedor.

Tenemos que afirmar con rotundidad que nuestro ego es muy interesado,

y ¡menos mal!, puesto que su supervivencia pasa precisamente por satisfacer

sus propios intereses. Por lo tanto, esa acción desinteresada

que el karma yoga nos propone va en contra de su tendencia natural y le

va a resultar un hueso muy duro de roer.

El Baghavad Gita alivia la situación revelándonos la imposibilidad de que

las acciones sean del todo desinteresadas:

"¡Oh Kaunteya!, no dejes de hacer la necesaria acción, aunque esté

viciada por el deseo del fruto, pues todas las actividades están manchadas,

así como la llama lo está por el humo" (B.G. Cap. XXI. Vers.

21. Pag.138).

La misma palabra, interés, rompiéndola a nuestro gusto, como siempre,

nos indicaría su carácter de profundidad: 'int-eres', o sea 'Eres en el interior';

por lo tanto, sutilmente se nos revelaría que el máximo interés

de nuestra vida ha de ponerse en descubrir ese interior: nuestra más pura

esencia. A todo lo demás habría que denominarlos 'extereses'. Con

este invento de palabra también sería acertado decir que nuestro ego es

muy 'exteresado', incluso en ocasiones estresado, puesto que todos sus

objetivos y deseos se dirigen siempre hacia el mundo externo.

Cuando nos enteramos que el Servicio es un acelerador de nuestro desarrollo,

y que ello consiste en hacer un trabajo desinteresado, de karma-

yoga, nuestros egos suelen tender a establecerse en 'poses muy desinteresadas'

interpretando papelones de excelso altruismo. Pero curiosamente

podemos llegar a la paradójica situación de que nuestro astuto

ego 'esté muy interesado en ser desinteresado'.

Habitualmente se suele entender que la cosa pasa simplemente por no

cobrar dinero por la labor que desempeñes; pareciera como que 'el dinero

lo mancha todo', cuando resulta que en esta sociedad con el dinero

se compra todo: el esfuerzo, el trabajo, cualquier objeto material, la

oportunidad, la seguridad, la libertad de un preso,... El no cobrar se convierte

así en la 'garantía de calidad' de una acción de Servicio; eso sí,

nunca sabremos si hay verdadera 'ACTITUD de Servicio' bajo ese aparente

'ACTO de Servicio'.

Continuar leyendo
0 Comentarios

La verdad os hará libres (Jn,8,32)

nandana2¿Quién eres, Verdad?... Y ¿dónde te encuentras? Dicen que tú me harás libre.Y ¿quién eres tú, Libertad?... ¿Acaso no lo soy ya?... ¿No soy libre?

Sí, ya sé… Ya sé que esto no va de ser libre, sino de Ser Libre… De hacer lo que quiero, sino lo que Quiero… Que no es algo externo, sino Interno… Que la Libertad, si lo es, es Interior.

¿Podré liberarme de este barullo interno, de esta intensidad, del sentir… De esta tristeza, esta soledad… Este miedo? Me dices que toca cambio… Me lo gritas… Me pones frente al abismo para que salte… ¿Y me hablas de Libertad?

Sí… a ti te digo, a Ti… Vida… a Ti, Dios.

Me mueves, me tocas, sacudes los cimientos que me proporcionan raíz… Y me empujas a una intemperie, llena de posibilidad… Y llena de miedo, de miedo y de dolor por lo que dejo. Curiosa dualidad... Parece que va en el pack.

¿Qué hacer con el sentir?… Que la tristeza es pena que presiona mi pecho, que la soledad que siento es oscuridad que revuelve mis tripas… Que el miedo me pone un nudo en la garganta y me produce escalofrío.

¿Qué hacer con el sentir? Sí… Con el sentir desagradable, doloroso… Acostumbrado a taparlo, a proyectarlo, a ignorarlo… Acostumbrado a buscar fuera algo que me haga sentir mejor.

La Verdad… La Verdad te hará Libre.

¿Libre de este sentir?

No, LIBRE en este sentir.

Pero con el sentir… ¿Qué hago?

¡SIENTE!... Para eso está. Deja de interpretarlo, proyectarlo buscando responsables, distraerte y buscar algo que lo tape… ¡SIENTE! Siéntelo… y Ámalo.

¿Amarlo?

Sí... No eres la emoción… Ni la interpretación que la explica, ni el cuerpo que la soporta… Eres el Espacio que todo lo abarca, lo abraza, todo lo permite… Eres la Paz que reside en el Espacio… en el Silencio.

¿El Silencio?

Sí… el Silencio Interior… Ese que se expresa al hacerte consciente del momento presente, al acallarse el ruido de tus pensamientos, emociones, sensaciones… No porque desaparezcan, sino porque te experimentas como el espacio donde se expresan… Y en ello se expresa la Paz, surge el Equilibrio, la experiencia de Unidad… La sensación de Ligereza.

¿Y se van el sentir doloroso, la mente juiciosa… las circunstancias desagradables?

Puedes ser… O no. Pero ya no importa, porque estás en Paz con todo ello… Porque estás en Ti.

¿En mi Verdad?

Sí. Esta es tu Verdad… Esto es lo que Eres. Lo que no cambia y está siempre en ti… Detrás del ruido.

¿Y de ahí la Libertad?

Eso es… Tu Verdad te hace Libre… Libre de los aspectos de ti que te ahogan. Ahora se convierten en amigos… Les das la bienvenida cuando se presentan y les permites estar el tiempo que quieran. Eres el Espacio donde se expresan, ¿recuerdas? Y el Espacio es Paz, es Dicha… es puro Amor.

Y les escuchas mientras estén, porque ¿sabes?... Te contarán de ti… Y de cuán lejos estás de ti cuando te identificas con ellos.

Y desde ese Espacio actúas, en lugar de reaccionar. Y descansas en la Vida, en Dios, que a cada paso despliega camino… Lleno de Sorpresa, Belleza y Regalo.

El caminar quizás se ralentiza cuando te acompañan tus “amigos”, porque te requiere una atención especial, una escucha, un cuidado… Y el caminar se convierte en fluir cuando deciden marchar. Se convierte en percibir, disfrutar, intuir, crear… Y amar, amar como nunca antes has amado… Porque eres canal limpio de la Vida.

Belleza y Verdad en ambos caminares… Siendo tú en ambos… Creciendo… Renovándote… Recreándote.

Porque tu Verdad… La Verdad… Te hace Libre.

Nandana

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Humildad

humildadQué pretencioso por mi parte hablar de la humildad sabiendo que tan solo cualquier comentario acerca de ello, me aleja precisamente de esa humildad… Asumiendo, con gusto además, ese riesgo, trataré de velar porque no se me suban los humos a la cabeza, y pueda aportar algo útil. 

Se dice que uno de los grandes peligros en el camino de desarrollo espiritual, es el orgullo, el orgullo espiritual. “Ego” camuflado de espiritualidad que el individuo no es capaz de identificar como tal y que cae presa del mayor depredador de la historia de la Humanidad: 

el ego, siempre tiene hambre…Cuando, como nos pasa tantas veces en clase, te valoran, te ensalzan, hasta te aplauden al terminar la clase, cómo evitar sentirte “superior”, que eres de lo mejor, que “tú sí que vales”, y cosas por el estilo? Cómo no creértelo? Seguro que a más de uno que estáis ahora leyendo esto, aunque no seáis profes, os ha pasado más de una vez, en cualquier ámbito de la vida. 

Por otro lado, cómo evitar ese veneno del orgullo (orgullo y satisfacción, que diría un “personaje” muy famoso de nuestros tiempos…), sin caer en la humillación, en la autodestrucción del desprecio del halago, en la autoflagelación del miedo a dejarte querer? 

Difícil equilibrio, verdad? Bueno, si nos resulta difícil es porque aún no hemos descubierto qué es lo que somos y qué hacemos en esta vida, para qué estamos aquí…

Si poco a poco me voy acercando a darme cuenta qué es lo REAL en mí, lo que de verdad SOY, me voy identificando con ELLO, y voy “utilizando” con dignidad y coherencia (y humildad) los poderes que se me han dado, poderes como el don de la palabra, la inteligencia creativa, la “chispa” que le pongo a lo que mi voluntad me impulsa, igual, poco a poco también, me voy dando cuenta de que no soy yo quien hace, sino que es a través de mí que la Voluntad Universal que se precipita en el mundo, en la vida, entre mis hermanos humanos y no humanos. No soy el protagonista de la acción, sino el instrumento para que esa acción se pueda realizar.

kailas

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

¿Qué es el dharma?

gita druvaLa palabra sánscrita "dharma" proviene de la raíz "dhri": aquello que sostiene, el eje, la viga maestra, lo firme, lo que mantiene unido.

Se le han otorgado diferentes significados, como deber, virtud, como ley cósmica que se manifiesta en todos los fenómenos, como religión, como recta conducta, como Meta. Originalmente es la Fuente de Vida, nuestro propio Ser.

No es por tanto algo externo; es la Ley de la Vida que se despliega y modela todo, sin otro propósito que el de impulsar la evolución de todos los seres. Por eso tiene dos acepciones: Swadharma y Suddha Dharma.

Swadharma se refiere a nuestro funcionamiento en el proceso del mundo, cambiante en razón del tiempo y circunstancias de la vida. Cada individuo se debe adecuar a esas cambiantes condiciones coherentemente y de acuerdo a su grado de evolución. Así es en el mundo de la manifestación.

Krishna, en el Bhagavad Gita dice:

"En los tres mundos samsáricos,es decir, en los planos del conocimiento, del deseo y de la acción, nada hay que Yo apetezca, ni nada me falta por obtener; sin embargo, siempre estoy empeñado en el trabajo de la manifestación”.

Una sola Existencia, un solo Ser que se manifiesta en la multiplicidad.

Existe otro dharma, tan antiguo como el tiempo, el Suddha Dharma o Dharma Eterno, aquél que es válido en todo tiempo y lugar; el mismo en todas partes, aplicable a todos, inmaculado y benéfico para todos los seres.

Este es el Dharma como Meta, la Realización del propio Ser. Cambiarán las formas, cambiarán los estilos, pero la Meta es la misma siempre y para todos. Siempre que olvidamos cuál es el sentido auténtico de la vida la batalla comenzará; así se iniciael Bhagavad Gita:

"En el dhármico campo de batalla..."

una batalla imposible de evitar y que se produce en cada uno y dentro de nosotros.

Pero no estamos solos…

"para la restauración del Dharma, Yo me manifiesto en hermosas y benéficas encarnaciones..."

Así sucede de tiempo en tiempo, para ajustar el Dharma a las necesidades de los tiempos. Ese es el Sanatana Dharma, el eterno proceso de la vida.

"Siempre que decae la rectitud y domina la injusticia (a-dharma), para la protección de los justos y para enseñar el verdadero conocimiento del Sanatana Dharma encarno como un Maestro"

Comentario reciente en este artículo
STELLA
Felicitarte por el texto sobre el dharma. Me ha encantado. Es muy claro. Y me anima a profundizar más en el tema. Me puedes recome... Leer más
Viernes, 02 Febrero 2018 21:17
Continuar leyendo
1 Comentario

¿Cómo es tu sadhana?

sadhanaHay situaciones, como las del “tsunami navideño”, que arrasan con uno… Con todo lo que en esas u otras situaciones nos arrastra (más o menos) a todos, no está de más “mirar” qué ha pasado, qué hemos hecho. 

No por desconocimiento de los mecanismos que inciden en estas experiencias, sino por lo intenso que puede llegar a ser el desequilibrio, me llama la atención cómo nos dejamos llevar. No me refiero a pasarse con la comida (o la bebida...), con los regalos, o lo que sea, no. Me refiero a la des-conexión. Nos desconectamos de la SADHANA, de la práctica, pero no porque no pisemos la esterilla durante días, o no nos sentemos a meditar como es habitual en nuestra "rutina" ordinaria. 

Nos desconectamos porque nos dejamos envolver, atrapar, por la vorágine egóica, de nuestra personalidad, que saca lo peor de nosotros mismos cuando lo exponemos a cierto grado de presión. 

Me llamaba la atención hace unos días cómo una superprofe y supermamá expresaba la sensación de verse anulada, superada, por tener que ocuparse al mismo tiempo, de sus niños, su marido enfermo, la casa, compras, etc., etc., en lo que debían ser sus vacaciones..., sin tiempo para subirse al "mat", como dice la gente moderna. 

Si "sólo" hacemos la práctica del Yoga encima de la esterilla, entonces no es práctica, o no de Yoga por lo menos. O convertimos la esterilla en nuestro refugio antinuclear del mundo hostil, en nuestro propio "castillo de marfil" donde escondemos de nuestra vida, mostrando lo que "hacemos" en el mat, entonces poco tiene que ver con el YOGA, por muy bonitas que queden las fotos en IG, y saquemos retos uno detrás de otro para seguir exhibiendo nuestras habilidades ficticias. Ficticias porque son pura ficción, fantasía, que en la vida real, en la que te ocupas de tu familia, de tu trabajo, de tu vida, no funcionan... 

Si no haces Yoga cuando conduces, cocinas, limpias los mocos a tu niño o te acuestas con tu pareja, tampoco lo haces en la esterilla. Solo haces poses, postureo, dar el pego (tiene que ver con el ego, a que sí?). 

Igual es más cuestión de ser coherente, SER, que parecer, que aparecer como muy flexible, muy guay, muy modern@, o lo que cada quien explote... Portaros bien, no para que no te traigan carbón los reyes el próximo año, sino porque te lo mereces y los que rodean también. Porque sólo la VERDAD nos hace libres

Kailas

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

¨No estoy iluminada"

 tsunamiLa Vida que tanto nos ama nos pone a prueba, nos envuelve a veces en torbellinos incontrolables, solo para evaluar cómo de fuerte nos agarramos al centro…

Nos pone curas de humildad, a nosotros los profes de Yoga que enseñamos desde nuestro zafú bien calentitos debajo de la manta, protegidos por las imágenes de la Jerarquía.

Si la Vida no estuviera atenta, correríamos el riesgo de sentir que somos algo, que hemos “llegado” suprema falsedad, engaño, autoengaño…

Este mes en mis clases tocan las emociones… Bendita Vida que me ha puesto un caso práctico antes de sentar cátedra… puedo ver cómo llevo yo eso que enseño…

Así es ese flujo de Amor de la Vida. Me ha mandado un regalo que me ha quitado antes de poderlo abrir casi… apenas si había deshecho el lazo del paquete… Y era un paquete precioso, perfecto, un regalo de Navidad que ni siquiera había pedido.. 

Y cuando la Vida se lo ha llevado, (por lo visto hubo equivocación de destinatario), ¡he visto eso que llamo «olas» en clase… una ola como un tsunami… horror! Ahora a poner en práctica. 

¿Cómo era eso de que abraza tus emociones? ¿A quién se le ha ocurrido semejante estupidez? ¿Cómo voy a abrazar ese tsunami? 

La primera reacción observada es líquida, siempre en mí. Como si la ola tremenda se desparramara a mi alrededor…

La segunda de enfado, tremendo… ¿cómo te atreves a quitármelo? La Vida no me ama, es mentira, sino no me quitaría el maravilloso regalo… Y de repente «Algo» en mi aprieta un botón, el comodín de la llamada…. Y llama a lo que he atesorado día tras día, lo que enseño. 

Y llegan las frases de oro de Madhava, la aceptación de Jeff (Foster), todos los Advaitas de mi biblioteca interior…en tropel, para recordarme. 

Recordarme que eso que me sacude es la Vida que se expresa, que lo que Soy siempre está a salvo de las olas, que tiene el poder de abrir el tsunami en dos, que solo estoy viendo una escena de la película de mi vida, perfecta, siempre sin defecto. 

Sí, la Vida me ama… me ha dado el poder de encontrarme con tanta sabiduría, de leer y aprender, para salvarme, para que pueda surfear los tsunamis. 

Gracias Vida, gracias Universo, gracias todos los que ocupáis con vuestras enseñanzas una estantería de mi librería interior. tsunami 3

¿Y dónde está el tsunami? Lo veo a lo lejos, se va despidiendo, me dejara un suave perfume a mar, una postal de puesta de sol, que guardaré en el cajón de los recuerdos suaves. Ha cumplido su función.

Hoy doy clase. Estoy feliz. 

Me puedo sentar en el zafú con Yoga Devi a mi lado sin ruborizarme. 

He practicado, creo que aprobado y puedo transmitir sin mentir. 

Gracias a todos los actores de mi película de hoy. Todos. 

Muktakesi, secándose el bañador

"Dedicado con agradecimiento y cariño a mis alumnas y alumnos y con eterna gratitud al Universo por el regalo".

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

IMPRESIONES SOBRE EL BAGHAVAD GHITA

gita

Si no comprendemos cómo empieza todo esto del B. G., no

entenderemos nada sobre el asunto, y sobre todo, no "veremos" qué 

tiene que ver conmigo, aquí y ahora, que estoy viviendo la vida de un

occidental del siglo XXI... 

Primero de todo hemos de darnos cuenta de que lo que dice el libro 

no es algo que sucedió mucho tiempo atrás o que ocurrió en un lugar 

lejanísimo. Se trata de mí, TODO ESO ESTÁ OCURRIENDO AHORA 

MISMO EN MÍ... Arjuna está en mí, Krishna, está en mí ("eso" es lo

que SOY...), y Duryodhana..., ah!, Duryodhana, al que no se le cita 

en el B. G. apenas..., también está en mí. Y no sólo está, sino que 

tiene usurpado el poder sobre mi vida, y yo sin enterarme... 

Duryodhana es el EGO, lo duro que ahy que roer, "eso" con lo que sin 

querer y sin darme cuenta, estoy identificado, creando una falsa 

identidad a la que me apego y con la que sufro y hago sufrir... 

En la gran epopeya hindú Mahabharata, de la que el B. G. forma una

pequeña pero muy importante parte (quizás lo más importante de lo

que se ha legado a la humanidad), se describe cómo los hermanos 

Kawravas con Duryodhana a la cabeza, usurpan el poder sobre el

reino (mi propia vida) con trampas en el juego, a los hermanos 

Pandavas con Arjuna a la cabeza, los legítimos gobernadores del 

reino. Los Kawravas representan el ego en mí, los Pandavas 

representan al Espíritu en mí... Todo está en mí! A quién "alimento"? 

Quién hago que dirija mis pasos por la existencia? Al ego? Al SER, el

Espíritu? Los sé distinguir? He realizado el proceso de

"desenmascaramiento" del EGO, o sigo siendo víctima del "ego 

espiritual" como si ya lo hubiera vencido??? 

Al comienzo de la contienda, cuando los dos ejércitos, los pandavas y 

los kawravas, están prestos a pelear en el campo de batalla, el

campo de Kurutsetra, mi propia vida, sus jefes se dirigen a Krishna 

para pedirle ayuda en la batalla. Duryodhana, arrogante, se sienta a 

la cabecera de la cama donde dormía Krishna, que se despierta con el

ruido y le pregunta qué quiere. Éste le responde que quiere todos los 

ejércitos, todas las fuerzas y guerreros en sus filas, a lo que asienta 

Krishna y se marcha todo orgulloso creyéndose vencedor del 

combate.

Al incorporarse Krishna, descubre que a los pies de lagita 3

cama, humildemente arrodillado, se encuentra Arjuna, al que también le pregunta qué quiere. Éste le responde que lo único que quiere es que ÉL, Krishna, Dios, venga con él en el auriga, el carro de combate... Y por supuesto que Krishna asiente también para acompañarlo en la batalla y darle instrucción... 

En casi todos los textos del B. G. comienza la historia con los  contendientes, los Pándavas y los Kawravas prestos a luchar en el campo de batalla, el campo de Kurushektra, frente a frente en cada  lado del campo.

Ya dijimos que ambos ejércitos representan los dos aspectos del Ser Humano, uno el EGO (los Kawravas, con Duryodhana, lo duro que hay que roer, como jefe), y el otro al ESPÍRITU (los Pándavas, con Arjuna, el Alma despierta YA a la percepción espiritual, como jefe). Y que los dos están en cada uno denosotros, enfrentados, si YA el Alma se ha ido despertando y ha comenzado a reclamar su poder sobre el Reino, tu vida. Si eso aún no ha ocurrido, y es lo que pasa en mucha gente, es que aún la materialidad, el ego, domina la vida de esas personas... 

En ese momento en que ambos ejércitos están frente a frente, 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Yoga con dharma

kalkiEs grande la confusión en torno al Yoga. La visión tan superficial que impera ha hecho que su carta de presentación en Occidente, la asana, haya sido rebajada a mera posición física y ello haya contribuido a que el propio Yoga sea identificado principalmente como una disciplina física. 

Se hace necesario dar a conocer el Yoga en toda su profundidad, lo que obligatoriamente ha de ir de la mano del conocimiento del Dharma. 

En un misterioso y antiguo libro titulado: “La Luz del Sanatana Dharma”(Anusthana Chandrika), Sri Bhagavan Narayana, nombre con el que se conoce al Director Espiritual del Mundo, sentencia lo siguiente: 

“Escuchad bien con toda atención: ¡Nada hay más elevado que la Ciencia del Yoga! Todo está enraizado en el Yoga”.

Son dos frases que, como bien dice, necesitan de toda la atención de la que seamos capaces. Decir que algo es lo más elevado implica que no hay nada que tenga mayor importancia sobre la faz de la Tierra; es decir, que es algo fundamental, que “nos jugamos la vida en ello”. ¡Esto es muy fuerte! 

El Mundaka Upanishad lo apuntilla en boca del sabio Angirasa que reveló que la Ciencia es doble: la Superior, o Ciencia del Ser, y la Inferior, o Ciencia de la existencia cíclica (sámsara). Es decir: la Ciencia del Yoga, que apunta al Atmán, al Ser; y el resto de Ciencias, que nos relacionan con el cambiante devenir de la existencia, desde la mecánica hasta la astronomía. 

Comentario reciente en este artículo
STELLA
Un articulo lleno de sabiduría. Gracias Kalki!! Cuando me puse en contacto por primera vez con la escuela Sanatana Dharma, le pre... Leer más
Viernes, 05 Enero 2018 23:18
Continuar leyendo
1 Comentario

"Si algo o alguien te lo puede quitar, no es tuyo"

si algoEsta misma mañana, a propósito de un luctuoso aniversario, alguien que viene desde hace mucho a clase me planteaba lo costoso de “dejar ir”, lo que cuesta soltar, desprenderse de aquello a lo que estamos apegados… Cuántos ríos de tinta habremos vertido sobre el apego, cuántas horas hablando de ello… Un verdadero problema para nuestra personalidad, a la hora de tranquilizar nuestro ánimo y encontrar la ansiada PAZ INTERIOR

Si caemos presas del apego es porque consideramos algo (alguien) nuestra “posesión”, algo nuestro. Si ese es el problema, tendremos que detenernos un poco para “ver” qué es lo que nos hace “tener apego” a cosas, personas, circunstancias, etc. Para que algo nos tenga atrapados en el apego, antes hemos tenido que sentirnos NECESITADOS de ello para nuestra felicidad, seguridad, bienestar…

Esa sensación de necesidad solo obedece al hecho de sentirnos “incompletos”, faltos de…, vacíos. No nos damos cuenta de que SOMOS TODO. No vemos que dentro de uno mismo está TODO lo que existe, que lo que no encuentres en ti, no lo vas a encontrar en ningún lado, en nadie, en nada… Otra cosa, y es lo que nos pasa, es que piense que esa otra persona me lo va a dar, que así seré feliz, que en cuanto lo tenga o haga tal o cual cosa, YA estaré bien… Mentira. Llego ahí, y me sigue faltando lo más importante; estoy con quien quiero, como quiero, y me sigo sintiendo vacío, incompleto, algo me sigue faltando…

Qué es eso tan importante que sigo sintiendo que me falta y que sin embargo YA está en mí? Por qué no lo veo? Cómo es que no soy capaz de “sentirlo” si ya está en mí, cómo es que sufro, haga lo que haga??? 

Pues porque busco en el lugar equivocado (y por eso es por lo que surge el sufrimiento), guiado por “algo” más ciego que yo: mi personalidad, el ego, con el que me identifico al no conocer otra cosa, inexorablemente. Como nadie me ha dicho de ninguna otra cosa, y eso es lo que “tengo” más a mano, es lo que empiezo conociendo, me identifico con ello, con el ego, con mi personalidad. Y “ese” siempre tiene hambre… Siempre estará eternamente insatisfecho, siempre pidiéndome cosas, relaciones, experiencias, sobre todo emociones…

así, estamos abocados al fracaso, al sufrimiento. Siempre me buscará cosas y situaciones que “me gusten”, eso hará que me apegue a todo eso, creyendo que eso es lo que necesito para sentirme bien, para ser feliz, que no lo seré más a pequeñas dosis, intermitentemente, y me conformaré con que “eso es la felicidad”…Por qué no buscar donde esa fuente inagotable de FELICIDAD (sí, con mayúsculas) me hace sentir COMPLETO, formando parte de la TOTALIDAD (cada parte del todo, es el todo a su vez, en la composición holográfica del Universo)? Por qué no buscar la ESENCIA de todo cuanto existe, sentirme UNO con TODO, y no necesitar nada ni nadie porque YA SOY TODO, completo? Esto no significa que rechace a los demás ni al mundo, o que sea insensible y no me importe nada. Significa que con quiero estar, estoy porque “quiero”estar, NO porque necesito estar para sentirme bien, sentirme seguro, pensar que soy importante, o que algo-alguien es importante para mi.

Y así, dar GRACIAS por todo lo que la Vida me pone delante, tanto lo agradable como, sobre todo, lo que no es tan agradable… Es lo que he dicho esta mañana a la persona que me ha escrito… GRATITUD por todo lo vivido, lo aprendido, por haber tenido la oportunidad… Te hace falta “tener” algo cuando lo tienes todo porque eres el TODO? 

Medita, aprende a hacerlo con alguien que te muestre este camino hacia la PLENITUD y que te facilite el proceso, te acompañe y te guie

Kailas

 

 

Continuar leyendo
0 Comentarios

Garbigune

brihasCiertamente ha sido una carambola, ya que en estos cinco años que llevo en esta esquina de Navarra, rayana con Guipúzcoa, no había conseguido encontrar trabajo.

Fue la llamada telefónica de un viejo conocido la que me abrió la puerta de poder trabajar en un Punto Limpio (Garbigune) para sustituirle en sus vacaciones de verano.

Fueron dos semanas de aprendizaje, en los dos Garbigunes de Donostialdea, para ir viendo cual era la función de esos lugares en los que se orienta a los usuarios a la hora de deshacerse de los residuos que se generan en las casas o simplemente desprenderse de objetos que, o no funcionan, o ya no los necesitan.

Contenedores para aparatos eléctricos y electrónicos, madera, chatarra-metales, vidrio, cartón, plásticos diferentes, de varios tipos, restos de poda, escombros, otros materiales más contaminantes y peligrosos, aceites, pinturas, pilas, radiografías…

En fin, es impresionante ver la cantidad de residuos que generamos y  los que estamos obligados a eliminar de manera selectiva.

El trabajo resultaba muy interesante para hacerme una idea del ritmo de consumo y el tremendo desatino de esta sociedad de la abundancia en que vivimos.

La obsolescencia programada se ve aquí en toda su crudeza, ya que es ingente la cantidad de aparatos electrónicos que se tiran todos los días. Algunos si, que ya no funcionaban aún y teniendo apariencia de nuevos, otros porque habían perdido comba y capacidad ante el ritmo de las necesidades de los nuevos sistemas y la tecnología, volviéndose ineficaces, lentos, obsoletos, y ya para rematar este pollo sin cabeza en el que nos hemos convertido, esos otros aparatos que aún y cuando funcionan bien, eran eliminados porque el coste de los consumibles (impresoras de tinta) hace que por poco dinero más elijamos otro aparato (impresora) nuevo. Pura entropía.

Recuerdo a un usuario, un egipcio, muy buena pinta el hombre, que traía un horno y vitrocerámica que funcionaban. Se veían usados, pero usables, la pregunta fue inevitable, ¿cómo vas a tirar esos aparatos que funcionan?. Me miró con ojos comprensivos, al fin y al cabo era un inmigrante, en su país quizás no lo hubiese tirado, y me contestó que sí, que era cierto, que no era muy sostenible tirar, deshacerse de aquello que funcionaba, pero que en el centro comercial que estaba al lado del P-L había una oferta de horno y vitrocerámica nuevos por 50€ al mes. brihas 2Me salió del alma, “¿y cinco años cogido de salva sea la parte pagando la dichosa oferta?”.

Su silencio resultó elocuente, los dos entendíamos que es difícil sustraerse al encanto del “compre ahora y pague después”, durante, como una muestra de que nuestro nivel de vida y consumo está ligado a equiparar ingresos a capacidad de endeudamiento. Es el ahorro de antaño del tengo, guardo, araño, siso… convertido en debo, la cita ineludible en la que la entidad bancaria, a primeros de mes, exige a mordiscos lo prestado, so pena de…

Continuar leyendo
2 Comentarios